Un desconocido se coló en un video de sus vacaciones. Ahora llevan juntos casi una década

(CNN) -- Anna Faustino se deslizaba en un trineo de arena por las dunas de Mui Ne, en Vietnam,  cuando vio por primera vez a Tom Rogers. De repente, lo vio por el rabillo del ojo, rodando de cabeza por la duna de arena junto a ella.

Anna volteó para mirar a Tom, con los ojos muy abiertos. Llevaba atada una GoPro, había estado grabando su descenso en el trineo, y su cámara captó a Tom mientras caía, de forma poco elegante, antes de estrellarse contra la arena del fondo.

"Cuando llego abajo, me levanto, mareado, y me quito la arena de encima. Luego me acerco a ella y le digo: 'Hola, ¿qué tal?'", cuenta Tom, que es de Gales, en el Reino Unido, a CNN Travel.

Esta ciudad quedó bajo cenizas tras la erupción de un volcán en Filipinas

Anna estaba desconcertada, pero encantada. Se rió del comportamiento informal de Tom, cubierto de arena, y enseguida pensó que parecía divertido y "dispuesto a todo".

Mientras otros viajeros de Mui Ne se sentaban a observar, Tom quiso dar una vuelta en el trineo de arena de Anna. Los dos subieron juntos por las dunas y luego Anna animó a Tom cuando volvió a bajar, esta vez en trineo en lugar de lanzarse de cabeza.

Corría el año 2014. Anna tenía 26 años y estaba al final de un año sabático de viajes. Había pasado años trabajando como profesora en Filipinas, su país natal, para financiar sus aventuras.

"Lo único que quería era viajar", cuenta Anna a CNN Travel. "Había dejado mi trabajo y había hecho las maletas, y todo lo que tenía estaba en una mochila. Así que cuando conocí a Tom, estaba en un momento de mi vida en el que solo quería divertirme. No buscaba nada serio".

En cuanto a Tom, era un poco más joven: "Entonces tenía 22 años, así que era un poco tonto", dice. Acababa de terminar la universidad en el Reino Unido. Cuando llegó a Vietnam, estaba a mitad de su propio año de viaje.

Tom había visto a Anna ese mismo día en Mui Ne. Su entusiasmo por el trineo de arena era contagioso y destacaba entre un grupo de mochileros que en su mayoría parecían tener resaca.

"Era la única que bajaba en el trineo de arena, y no paraba de subir y bajar, subir y bajar", recuerda Tom.
Tom quería unirse a la diversión, pero no tenía un trineo a mano.

"Así que corrí, di una vuelta de campana y, al llegar a la duna, empecé a rodar colina abajo".

Así es como acabó inmortalizado: "Con cara de tonto", como él dice, en el video de la GoPro de Anna.

Anna Faustino captó a Tom Rogers con su cámara GoPro antes de que se conocieran formalmente. Es el segundo por la derecha en esta foto, que fue tomada justo antes de que Tom se lanzara de cabeza por las dunas de arena. Crédito: Adventure in You

Anna y Tom pasaron una hora juntos en Mui Ne. Entre ellos hubo una camaradería instantánea, fácil y natural. Y ambos estaban intrigados por el otro.

"Era tan divertido, tan interesante", dice Anna.

"Recuerdo que pensé que era muy genial y diferente", dice Tom. "Ella siempre está hablando de viajes, comida, viajes, comida y nunca estaba realmente tomando selfies, o con el teléfono todo el tiempo, ella estaba más presente en el momento".

Después de la excursión a Mui Ne, Anna y Tom tomaron caminos separados, ya que técnicamente formaban parte de dos grupos diferentes. Pero pensaron que volverían a verse.

Y así fue: por la noche, en el bar de un albergue local.

Allí, siguieron hablando. Anna le habló a Tom de su trabajo como profesora en Filipinas. Tom le dijo que acababa de graduarse en Ingeniería Aeroespacial en el Reino Unido. Compartieron más detalles de la vida del otro y luego, dice Tom, "compartimos un baile, pero no pasó nada".

Esa noche, Anna y Tom dejaron las cosas sin más: "Quizá nos volvamos a encontrar, quizá no". Iban en la misma dirección, Tom en moto, Anna en autobús y van, y eso les pareció una coincidencia afortunada.

"Cuando viajas, conoces a mucha gente genial, montones de caras nuevas, amigos, tienes romances de viaje... Conoces a mucha gente, pero cada uno va en una dirección", dice Tom.

"Todo es tan fugaz", añade Anna.

"Es muy raro que alguien vaya en la misma dirección, a los mismos países, durante el mismo tiempo", dice Tom.

"Así que cuando nos conocimos, el primer día, pensé: 'Bueno, esto es divertido, y ella parece agradable y podría ser un poco como un romance de viaje'. Y luego nuestra historia evolucionó".

Se conocieron haciendo el Camino de Santiago. Dos semanas después estaban comprometidos Reencuentro

Tom y Anna se conocieron en Mui Ne, Vietnam, y un par de días después volvieron a cruzarse en Dalat. Aquí se les ve haciendo senderismo por el Cañón de la Herradura, en Canadá. Crédito: Adventure in You

Al cabo de dos días, Anna y Tom coincidieron en el mismo albergue, esta vez en la ciudad de Dalat. Estaban encantados de verse y se sintieron atraídos de nuevo.

"Fue entonces cuando empezó nuestro romance viajero", dice Tom.

Durante el día, Anna y Tom exploraban juntos. Por la noche, charlaban sobre sus vidas hasta el momento y sus futuros planes de viaje. Cuando se disponían a pasar a la siguiente parada de su itinerario común, Tom tuvo una idea espontánea y alocada.

"Oye, ¿por qué no subes tu maleta al autobús y te unes a mí en la moto para viajar en la parte de atrás? Será más divertido", dijo.

Anna lo pensó. ¿Por qué no? Disfrutaba pasar tiempo con Tom. Y la moto sería una experiencia en sí misma.

"Así que metí mi mochila, con todo lo que tenía, en un autobús", recuerda Anna riendo.

Durante las tres semanas siguientes, Anna y Tom viajaron juntos por Vietnam. Fue toda una aventura y la pasaron genial. Se dieron cuenta de que sus estilos de viaje encajaban a la perfección: Anna investigaba qué hacer y descubría lugares gastronómicos de visita obligada fuera de los caminos trillados. Luego le presentaba el itinerario del día a Tom, que hacía realidad sus ideas.

"Es una planificadora. Y yo: 'Vayamos y hagámoslo'. Yo nos llevaré a todas partes'", dice Tom. "Me encantó, porque así encontrábamos lugares escondidos y vivíamos miniaventuras dentro de nuestra gran aventura".

Después del viaje en moto, los dos volvieron a separarse. Anna y Tom se reencontraron unas semanas más tarde en Tailandia, que iba a ser la última parada del viaje de Anna antes de regresar a Filipinas.

En Vietnam, su relación había sido divertida y espontánea. En Tailandia, seguía siendo emocionante, pero los sentimientos se habían intensificado.

De repente, lo que estaba en juego era más importante. Anna estaba a punto de terminar su viaje. Ella y Tom no sabían si volverían a verse. Y estaban cada vez más unidos.

Se suponía que Tom se dirigía a Australia. Pero empezó a gestarse un plan: ¿podría venir a Filipinas por un tiempo?

A Anna le entusiasmaba la idea, pero no estaba convencida de que fuera a suceder.

"He viajado lo suficiente para saber que no siempre sale bien, los planes cambian todo el tiempo", dice.
Pero al cabo de unas semanas, Anna le estaba enseñando a Tom su país natal.

"Fue muy interesante, sobre todo porque acababa de pasar un año fuera de casa", recuerda Anna. "Llegué allí y fue un periodo de reajuste, porque hacía tiempo que no veía a todos mis amigos. Y de repente, me dije: 'Ah, sí, y aquí está este chico que conocí viajando, conoce a todos mis amigos'".

Se conocieron haciendo senderismo y se enamoraron. Dos meses después a ella le diagnosticaron cáncer Viajar juntos

Anna y Tom se unieron por el amor a los viajes. Aquí están en Islandia. Crédito: Adventure in You

Para Anna, que Tom estuviera en Manila fue un poco surrealista los primeros días. Pero se integró fácilmente en su vida en Filipinas.

"Una de las cosas que hizo que me enamorara de Tom fue que estaba dispuesto a todo", dice Anna.

"Inconscientemente, lo ponía en situaciones aleatorias. Recuerdo que lo llevé a un mercado callejero de Filipinas. Imagínate calles abarrotadas, montones de gente".

A Anna se le ocurrió que Tom podría estar un poco abrumado, pero cuando lo miró, estaba sonriendo de oreja a oreja, disfrutando plenamente del momento.

"Fue muy bonito, porque pude llevarlo por Filipinas y enseñarle el país, pero mostrándole un lado diferente que otros viajeros no pueden experimentar. Como era de aquí, pude hablar con la gente del lugar. Y vivimos experiencias increíbles", dice Anna.

Prepárense, viajeros: este verano podría batir récords de viajes a niveles de antes de la pandemia

Anna y Tom recuerdan uno de sus primeros viajes a una zona de arena aislada de la isla de Palawan.

"Cuando llegamos, estábamos caminando por la playa. No había nada. Una playa preciosa, pero no había hotel ni lugar donde alojarse, y era casi de noche", dice Anna.

Anna empezó a hablar con la única persona que había a la vista, un pescador, que acabó invitándolos a quedarse en su casa.

"Nos llevó literalmente a una cabaña diminuta frente a una playa preciosa. Era increíble", recuerda Anna. "Tuvimos muchas experiencias increíbles en Filipinas. Y estoy muy contenta de haber podido compartir esa parte de mi cultura con Tom desde el principio".

"Me encantó", dice Tom. "Ver la cultura filipina, me encantó enseguida".

Aquí tienes una foto de Tom y Anna en uno de sus fines de semana explorando Filipinas. Crédito: Adventure in You

Anna retomó su trabajo como profesora, pero Tom no daba señales de querer irse de Manila. Se quedó con Anna en su departamento y todos los fines de semana salían de aventura. La pareja se estableció una rutina, casi sin darse cuenta.

Al principio, los padres de Anna no estaban seguros de la situación, confundidos por el ritmo aparentemente rápido de la relación entre Anna y Tom. Se acababan de conocer, ¿y ya vivían juntos?

En cuanto a Tom y Anna, sentían como si se conocieran desde hacía años: habían pasado tanto tiempo juntos en la carretera y habían tenido tantas experiencias de unión que vivir juntos les parecía totalmente normal.

Pero Tom comprendió las dudas de los padres de Anna y decidió invitarlos a cenar: quería conocerlos bien y dejarles claro lo mucho que quería a Anna.

"Cuando se lo expliqué y empezamos a pasar más tiempo juntos como pareja, se dieron cuenta de nuestra relación y de lo unidos que estábamos, y desde entonces me han apoyado", dice Tom. "Me acogieron muy rápidamente".

Mientras tanto, Anna conoció a la familia de Tom en el Reino Unido a través de videollamadas y les cayó bien al instante.

"Todos estaban muy contentos de que te hubiera encontrado", cuenta Tom a Anna hoy. "Decían: 'Anna es muy buena para ti, no lo dejes pasar'".

Tom también disfrutaba saliendo con el grupo de amigos de Anna. Una noche, estaba hablando al grupo sobre su formación como ingeniero cuando uno de los amigos de Anna, que acababa de lanzar una startup, le ofreció a Tom un trabajo de inmediato.

Tom aceptó y Anna y él pasaron medio año trabajando en Filipinas. Les encantaba vivir juntos, pero a medida que pasaban los meses, empezaron a hablar de lo que pasaría después.

Tom deseaba reanudar su año de viajes, pero los fondos de Anna estaban agotados. Le dijo que, aunque le encantaría unirse a él en la siguiente etapa de su aventura, no creía que pudiera costearlo.

Tom no sabía qué hacer. No podía quedarse en Filipinas indefinidamente, pero Anna ya formaba parte de su vida. Viajar sin ella no le parecía una opción.

"Nos habíamos enamorado durante los seis meses que estuvimos en Filipinas y no quería irme sin ella", dice Tom. "Así que teníamos que encontrar algo para seguir adelante".

La pareja se pasaba las tardes buscando formas de financiar sus viajes. Entonces, por casualidad, Anna se topó con un artículo en Internet sobre un viajero que había ganado US$ 5.000 con un blog.

"Me quedé alucinada", recuerda. "Me dije: 'Deberíamos hacerlo'".
"Y yo: '¿Qué demonios es un blog?", dice Tom riendo.

Anna y Tom fueron juntos a Machu Picchu, en Perú. Crédito: Adventure in You

Después de investigar un poco más, Anna y Tom lanzaron su blog de viajes, Adventure in You, en 2015. Luego, después de un par de meses blogueando desde su base en Manila, la pareja empacó sus mochilas y dejó Filipinas para viajar a tiempo completo.

Fue un paso emocionante, pero también lleno de ansiedad. El blog no despegó de inmediato, y Anna y Tom aún no sabían cómo gestionarlo con eficacia. Además, aún estaban conociéndose.

"Aún estás definiendo los papeles", dice Anna. "Tanto en el negocio como en la relación. Todo mientras intentas vivir nuevas experiencias, intentando encontrar el próximo lugar al que mudarnos".

Pero la pareja estaba comprometida, tanto entre ellos como con su nuevo negocio.

"Los dos éramos emprendedores de corazón y teníamos ese espíritu bullicioso, los dos queríamos trabajar", dice Tom.

Durante los dos primeros años, Adventure in You fue difícil y el dinero escaseaba. A veces, Anna y Tom sentían que se alejaban el uno del otro en medio del estrés.

Pero al cabo de un par de años, el blog "era realmente rentable", dice Tom. "Y en otros dos años, superó las seis cifras. Y durante todo esto, nos respetamos mucho porque vimos la ética de trabajo del otro. Y eso fortaleció nuestra relación".

Creando su suerte

Anna y Tom se comprometieron en 2021, en un globo aerostático que flotaba sobre Capadocia, Turquía. Crédito: Adventure in You

Hoy en día, Tom y Anna siguen en la carretera, y han viajado juntos a 50 países y contando. Han disfrutado de experiencias que van desde escalar el Machu Picchu hasta llegar al campamento base del Everest o conducir una casa rodante por las carreteras nevadas de Islandia.

Adventure in You sigue funcionando, pero Anna y Tom dicen que ya no son las caras del blog. La pareja decidió en algún momento que no querían ser influencers en las redes sociales.

Siguen apareciendo en el sitio con regularidad y Anna relata sus viajes en su Instagram, pero no tienen ninguna presión para compartirlos.

"Cambiamos y creamos un sitio afiliado y empezamos a formar un equipo que nos permitiera crecer sin nosotros", dice Tom. "Y entonces pudimos tener nuestra relación como solo nuestra relación".

Anna y Tom han vivido de maletas y mochilas durante los últimos nueve años, pero más recientemente han estado considerando echar raíces en algún lugar y tal vez quedarse un poco más.

Se comprometieron en 2021, en un globo aerostático que flotaba sobre Capadocia, Turquía. Tom se arrodilló y sorprendió a Anna. Cuando ella dijo que sí, también se arrodilló para darle un abrazo. La pareja se casará en Grecia el próximo septiembre, en una pequeña ceremonia que, según Anna, será una "celebración de sus experiencias".

Pero aunque se establezcan en un lugar, Anna y Tom creen que siempre planearán futuros viajes juntos. Les encanta vivir aventuras codo a codo.

"A veces estamos en medio de la nada, y yo estoy escalando el Machu Picchu en Perú, y estoy haciendo una excursión de cinco días. Y pienso: '¿Cómo puede ser esta mi vida? Estoy muy, muy agradecida por tener a alguien con quien compartirla", dice Anna. "Siempre tenemos esta experiencia colectiva de hacer cosas juntos. Y eso, para nosotros, es la piedra angular de nuestra relación".

A Anna y Tom les gusta animarse mutuamente a abrazar su lado aventurero, a ser intrépidos y valientes. Si no se hubieran conocido, Anna cree que sus vidas serían "completamente diferentes".

"Probablemente habría seguido trabajando como profesora y me habría mudado a diferentes lugares y habría trabajado como profesora allí", dice. "Pero no habría soñado con hacer esta vida".

"Ni siquiera sabía que era posible", coincide Tom. "Mi plan era viajar entre un año y 18 meses, y luego volver a casa y conseguir un trabajo en ingeniería. Estoy muy contento y agradecido de habernos conocido, y creo que tuve mucha suerte de conocer a Anna".

Aquel día en las dunas de Mui Ne cambió el rumbo de sus vidas.

"Que un desconocido y yo sintonizáramos tan bien fue genial", dice Anna.

"Soy una persona bastante lógica y muy científica, y no diría necesariamente que creo en el destino. Pero tengo que creer en el destino porque lo que nos pasó es una locura", dice Tom.

Pero Tom también cree que, en cierta medida, él y Anna crearon "su propia suerte". Sus decisiones allanaron el camino para su encuentro.

"No teníamos miedo de viajar, explorar y conocer gente, y Anna trabajaba para poder ahorrar y viajar. Y si los dos no hubiéramos viajado, no nos habríamos conocido", dice.

"Así que mi lección sería crear tu propia suerte y seguir abriendo puertas porque no sabes quién hay al otro lado".