Desalojados de PGB enfrentan dificultades en Casa del Migrante

CIUDAD DE MÉXICO, junio 12 (EL UNIVERSAL).- A una cuadra de donde se encontraba originalmente el campamento de la Plaza Giordano Bruno, yace la Casa del Migrante, un albergue de la alcaldía Cuauhtémoc para personas refugiadas, mismo que ha sido la alternativa más viable para muchos migrantes que fueron desalojados hace 5 días por personal del Instituto Nacional de Migración, Guardia Nacional y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Varios de estos afirmaron que la población en el albergue creció drásticamente luego de que se los retirara de la plaza porque el cupo máximo de 200 personas del albergue no alcanza a dar asilo a todos los que lo necesitan y varios terminaron durmiendo en la calle.

"Estuve ayer optando por regresar a mi país ya que esta no es una forma cómoda para estar aquí. Después del desalojo ha sido muy difícil, conozco a cuatro familias que mejor pagaron su vuelo de regreso a su país después de que nos echaran de la plaza" externó Grisel, inmigrante hondureña de 23 años que relató las difíciles condiciones por las que tienen que pasar tras el retiro de la Plaza Giordano Bruno.

Grisel explicó que en el albergue el cupo de 200 personas tiene que ser llenado con antelación, por lo que aquellos que trabajan en la tarde no alcanzan su lugar, los asilados tienen 15 minutos para usar agua al día, los horarios son limitados y estrictos y a pesar de que en el albergue se cuenta con servicio médico, las condiciones no son las óptimas y el trato no es amable, principalmente por parte de migrantes voluntarios que trabajan en el albergue.

A pesar de esto, externó que aún hay muchos migrantes que mantienen la esperanza de seguir adelante y llegar a su destino final a pesar de lo difícil de la situación actual. "Hay muchos que no hemos perdido la fe por completo, a veces sí quiero regresar y acabar con esto pero espero que algún día, todo esté esfuerzo valga la pena".

Según la alcaldía Cuauhtémoc, La Casa del Migrante abrió el 22 de abril de 2023 para brindar apoyo a los migrantes y evitar que estuvieran en la calle, tiene una capacidad para recibir hasta 200 personas y su uso es solamente para pernoctar y bañarse además de lavar su ropa.

Principalmente se alojan inmigrantes haitianos, venezolanos y de Colombia y cuenta con seguridad por policía auxiliar para evitar problemas entre ellos y el acceso de otras personas. Las camas son destinadas preferentemente para mujeres y niños y los hombres pasan la noche en casas de campaña ubicadas en el jardín que está contiguo.