Anuncios

Costa Rica anuncia un plan para equiparar las plataformas de transporte y taxis

San José, 3 may (EFE).- El Gobierno de Costa Rica anunció este miércoles un proyecto de ley que pretende equiparar a los taxis con las plataformas digitales de transporte como Uber y Didi en cuanto a cargas sociales, impuestos y otras responsabilidades.

El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, anunció que el "Proyecto de Ley de Transporte Remunerado no colectivo de Personas y Plataformas Digitales", que deberá ser discutido por el Congreso, se redactó en común acuerdo entre los representantes de plataformas digitales de transporte y de los taxistas.

"Dijimos que había que emparejar la cancha con iguales condiciones para todos los taxistas. Firmamos una propuesta balanceada, resultado del diálogo durante seis meses. Nos pusimos de acuerdo y logramos consenso entre el Gobierno, los representantes de las plataformas y los taxis para determinar una regulación integral, en un marco de competencia", expresó Chaves.

El gobierno, que no ha publicado el texto íntegro del plan, afirmó que la iniciativa establece que todos los taxistas y conductores de plataformas deben ir a la revisión técnica de su vehículo una vez al año. En la actualidad los taxistas deben ir dos veces.

Además, habrá una tarifa base igual para ambos servicios, los conductores deberán inscribirse ante la estatal Caja Costarricense de Seguro Social, pagar impuesto de renta y contar con pólizas sobre daños a terceros.

Los vehículos de las plataformas deberán estar rotulados y los taxis tendrían la posibilidad de afiliarse a alguna plataforma.

Costa Rica, un pequeño país de 5,1 millones de habitantes, se ha convertido en un mercado muy atractivo para las plataformas de transporte debido al buen acceso a internet y especialmente por los problemas de tráfico y del transporte público que la gente suele experimentar en las principales ciudades.

Uber, que en Costa Rica tiene unos de 28.000 socios conductores afiliados, comenzó a operar en agosto de 2015 y desde entonces ha provocado un gran debate sobre la legalidad de este tipo de plataformas, la urgente necesidad de su regulación y sobre el futuro de los taxistas regulados por el Estado.

En noviembre de 2019 fue la china DiDi la que comenzó operaciones en Costa Rica.

Desde la llegada de Uber han habido protestas de taxistas que afirman sufrir de competencia desleal y varios intentos por regular la actividad, que no han tenido resultados positivos.

(c) Agencia EFE