El Banco de España rebaja la previsión del PIB para 2024 y 2025 y eleva la de inflación

FOTO DE ARCHIVO. Una mujer pasa por delante de una sede del Banco de España, en Barcelona, Cataluña, España

MADRID, 19 sep (Reuters) -El Banco de España rebajó el martes las previsiones de crecimiento económico del país para 2024 y 2025 debido al impacto del encarecimiento de la energía, motivo por el que elevó también sus estimaciones de inflación para este año y el próximo.

El aumento de las previsiones de inflación pone de manifiesto las dificultades con las que se está encontrando la zona euro para combatir la subida de los precios al consumo, después de que el Banco Central Europeo elevara la semana pasada su tipo de interés oficial a un máximo histórico del 4% y apuntara a la posibilidad de realizar una pausa.

El Banco de España prevé que los costes energéticos eleven la inflación al consumo armonizada con la UE hasta el 3,6% en 2023, frente al 3,2% estimado anteriormente, mientras que en 2024 espera que los precios suban un 4,3%, muy por encima del 3,6% previsto anteriormente. El ritmo de subida de los precios en España sigue siendo uno de los más bajos de Europa.

A corto plazo, el banco central prevé que el componente energético sea el principal motor de la subida de precios, mientras que es probable que la inflación de los alimentos se ralentice en los próximos trimestres.

La inflación subyacente, que excluye la volatilidad de los precios de los alimentos y la energía, debería ralentizarse a partir de finales de 2023, ya que el aumento de los costes de los préstamos ejercerá presión sobre la demanda, según el banco central, que sitúa la inflación subyacente en el 4,1% este año y el 2,3% en 2024.

El banco central mantuvo sin cambios sus perspectivas económicas para 2023 en el 2,3%, cuando la economía se beneficiará de unos 15.000 millones de euros (16.000 millones de dólares) en fondos europeos de ayuda para la pandemia, dijo el economista jefe del Banco de España, Ángel Gavilán, en una sesión informativa. El importe de la financiación de la UE debería alcanzar los 20.000 millones de euros en 2024.

Gavilán dijo que no veía riesgos económicos significativos derivados de las elecciones sin un candidato vencedor claro de julio y de la incertidumbre política que las siguió.

En cuanto al tercer trimestre, pronosticó una ligera ralentización, situando el crecimiento en el 0,3% en comparación con los tres meses anteriores, en los que la economía creció un 0,4%, debido al descenso previsto de la facturación de las empresas y a la desaceleración de la creación de empleo en algunos segmentos del mercado laboral, como el de la construcción.

Para 2024, rebajó su previsión de crecimiento del 2,2% al 1,8%, debido a la subida de los precios de la energía y al deterioro del entorno económico exterior. También rebajó la previsión para 2025 del 2,1% al 2%.

(Reporte de Jesús Aguado; editado en español por Tomás Cobos y José Muñoz)