Deporte femenino: enfrentando el tabú del periodo para acabar con los atuendos blancos

·5  min de lectura
© Glyn Kirk / AFP

Los períodos y las competiciones deportivas no se mezclan, especialmente cuando al dolor menstrual se suma el estrés asociado con la vestimenta. En algunos deportes -el tenis a la cabeza con el torneo de Wimbledon- las deportistas se ven obligadas a vestir de blanco, un color que provoca ansiedad cuando llega la menstruación. Las deportistas rompen hoy el silencio reclamando que se tenga en cuenta el daño al rendimiento de las tenistas, futbolistas y judokas.

Hablar acerca de las reglas para cambiarlas. Es lo que hizo recientemente Alicia Barnett, tenista británica, tirando una piedra al charco al evocar la tradición de la ropa blanca en el deporte, y en lo que a ella respecta, en el torneo de Wimbledon .

“Durante las preclasificatorias tuve mi período y los primeros días fueron muy pesados”, dijo el 4 de julio a la agencia de prensa AP, según informó 'Sky News'. "Estaba un poco estresada por eso. Creo que tener tu período en la gira ya es bastante difícil, pero vestir de blanco no ayuda".

Ya el pasado mes de mayo, la jugadora china, Quinwen Zheng, había comenzado a levantar el tabú del periodo en el deporte, explicando su derrota en Roland-Garros en octavos de final por sus dolores menstruales, y lamentando no haber "habido podido demostrar (su) tenis".

Pero más allá de estos dolores que nadie sospecha, está el miedo de ver las manchas provocadas por el periodo expuestas a los ojos de todos. Sobre una falda blanca, sobre unos shorts o un kimono.

"Estrés mental"

Para limitar el impacto de este fenómeno mensual en su rendimiento, a las deportistas les gustaría poder terminar con la tradición de vestir de blanco.

Un símbolo de la burguesía británica, el "código de vestimenta completamente blanco" ha sido de rigor en Wimbledon desde que se creó la competencia en 1877. Arraigada en los estándares victorianos de decoro, la regla se hizo oficial en 1963.

Según el sitio web oficial de Wimbledon, el código de vestimenta establece que todos los jugadores deben usar "ropa de tenis apropiada que es casi completamente blanca". Una regla que se aplica desde el momento en que los jugadores ingresan al campo. La vestimenta debe ser estrictamente blanca, excluyendo "blanquecino o crema".

Si un umbral de tolerancia a veces autoriza el uso de tonos "pastel", los organizadores del torneo quieren que la espalda, los pantalones cortos, las faldas, las medias, los zapatos y las gorras permanezcan en blanco. Así, en 2002, mientras se había puesto un pantalón corto negro, a la tenista rusa Anna Kournikova le pidieron que volviera al vestuario y encontrara una prenda blanca.

En respuesta a un tuit que evocaba la menstruación y cómo puede afectar a los resultados de determinadas jugadoras durante las competiciones deportivas, la campeona olímpica Mónica Puig evocó, a finales de mayo, "el estrés mental de tener que vestir de blanco en Wimbledon y rezar por no tener el período durante estas dos semanas".

"Creo que se podrían cambiar algunas tradiciones", dijo Alicia Barnett, quien también dijo "amar" la tradición "totalmente blanca". Un puesto que comparte la futbolista británica Beth Mead. "Es bueno tener un conjunto completamente blanco, pero a veces no es práctico cuando es la época del mes", dijo en una entrevista con 'The Telegraph', explicando que el equipo de fútbol femenino de Inglaterra pasó el comentario a Nike. Las jugadora del equipo, que actualmente compiten en la Eurocopa, han iniciado conversaciones con su proveedor de equipamiento para cambiar el color de sus pantalones cortos (ahora blanco).

"Porque tuve mi periodo ayer"

Además del tenis y el fútbol, ​​hay otro deporte afectado -y esta vez, sean cuales sean las competiciones- por el uniforme blanco: el judo. Sobre el tatami, es Clarisse Agbegnenou, cinco veces campeona del mundo, quien apuesta contra el tabú de las reglas en el deporte, llegando incluso a unirse a la marca francesa de braguitas menstruales Réjeanne.

"Yo que hice judo con un kimono blanco, es complicado", explicó a France Info la judoca, que evoluciona en la categoría de menos de 63 kg. Muchas veces entre entrenamientos tenía que ir al baño a cambiarme todo (...) todas las mujeres lo necesitamos y en el deporte tienes muchas dificultades".

Más allá de los atuendos y colores reglamentarios, la simple evocación de las reglas sigue siendo tabú. Sin embargo, como había dejado caer la nadadora china Fu Yuanhui en 2016, tras su derrota en la piscina olímpica de Río, “las reglas molestan a todas las deportistas al menos una vez en la vida”.

Esta es también una de las cosas que menciona la tenista Alicia Barnett: "Tu cuerpo se siente más suelto, tus tendones se relajan, a veces te sientes mucho más cansada y tu coordinación es más difícil. Yo me siento muy deprimida y es difícil encontrar el motivación para jugar".

En cuanto a Fu Yuanhui, se habló mucho de ella después de justificar su fracaso en los 4x100 m femeninos de la siguiente manera: "Es porque tuve mi período ayer". Sencillo, eficaz. En China, donde la menstruación es tabú hasta en la forma de designarla, la declaración causó revuelo. En el mundo del deporte, es uno de los principales medios que participan en el levantamiento paulatino de la ley del silencio en torno a la menstruación. "El primer día (del periodo) siempre es difícil", dijo su compañera de tenis, Quinwen Zheng, después de su fracaso en Roland-Garros. "No puedo ir en contra de mi naturaleza. Me gustaría ser un hombre en la cancha en momentos como estos".

En enero de 2015, la tenista británica Heather Watson también asoció su bajo desempeño en el Abierto de Australia con "esa cosa de chicas". Ante el micrófono de BBC Radio, la exnúmero 1 británica Annabel Croft había hecho lo propio, pidiendo que se levantara la omertá a la menstruación de las deportistas, que "siempre ha sido un tabú".

Hablar de reglas y un código de vestimenta inadecuado para las mujeres es un tema sobre el que cada vez más deportistas intentan concienciar. Según una encuesta de Adidas de agosto de 2021, una de cada cuatro niñas abandona los deportes cuando son adolescentes, principalmente por miedo a sangrar y mancharse la ropa.

Más recientemente, una encuesta global de Puma reveló que esto afecta a una de cada dos adolescentes.

*Artículo adaptado de su original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.