El espeluznante hallazgo en el fondo de un cenote en Yucatán, México

Mientras los mayas consideraban que los cenoteseran lugares sagrados, en la actualidad a la gente le importan muy poco y los llena de basura, una muestra es la imagen del cenote Chankom, la cual causa mucho dolor al verla.

Kay Vilchis, ha documentado por medio de fotografías y videos las condiciones en las que se encuentran algunos cenotes en la península de Yucatán, los cuales lamentablemente están llenos de basura.

En una imagen que publicó el pasado 8 de febrero en su cuenta de Facebook, se aprecia que entre las aguas cristalinas del cenote, hay una gran cantidad de desperdicios como envases de plástico, envolturas y hasta lo que parece ser una cubeta.

En la publicación informa que se trata del cenote Chankom y que la persona que está buceando es Toshio Yokoyama, quien realiza labores de saneamiento al lugar.

Junto a la fotografía escribió una cita de la periodista Barbara Ward, "Nos hemos olvidado de ser buenos huéspedes, de cómo caminar ligeramente sobre la Tierra como hacen sus otras criaturas".

En entrevista con Yahoo!, Vilchis comentó que es espeleobuza, fotógrafa subacuática y espeleóloga. La espeleologíaes una ciencia que se dedica al estudio de la morfología y formaciones geológicas de las cuevas naturalesque hay en el subsuelo de la Tierra.

Kay, a sus 30 años, nacida en Mérida, Yucatán, es voluntaria de la fundación Círculo Espeleológico del Mayab, que colabora con la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado, en la llamada Estrategia de Recuperación Integral de Cenotes y Grutas del Estado de Yucatán. Durante el 2020 participó en unas 20 labores de limpieza.

Dentro de los cenotes han encontrado envases de PET, latas, cristal, pañales, toallas femeninas, bolsas de plástico, envolturas de alimentos, baterías, juguetes, bicicletas, cordeles de pesca, y otros tantos objetos, relató Kay.

También mencionó que dependiendo del estado del cenote, han logrado recoger de 100 a 160 kilos de basura.

Sobre su labor como fotógrafa y voluntaria en las labores de saneamiento, Kay Vilchis, nos relató qué es lo que la motiva a hacerlo, "Lo que me impulsa es mi compromiso con estos ecosistemas, me considero fotógrafa de conservación al mismo tiempo que ayudo a limpiar, creo que enseñar a la gente lo que no ve, les ayudar a conocer este problema y así cambian un poco sus hábitos".

Su labor como fotógrafa en sus inmersiones a los cenotes es reconocida, actualmente cuenta con una exposición fotográfica llamada "El mundo que no vemos" que se encuentra en el Centro de Artes Visuales en Mérida, Yucatán.

El 1 de febrero compartió un video donde muestra la envoltura de unas frituras de hace más de 20 años, "Era el año de 1996, las Poffets costaban 1 peso y venían con los Animaniacs en la portada. 24 años han pasado y la envoltura se mantiene casi intacta después de estar todo este tiempo dentro de un cenote. Un ejemplo de porqué es importante saber dónde termina nuestra basura y hacernos responsables de su clasificación en casa para su reciclaje".

Se estima que en la península de Yucatán hay entre 7,000 y 8,000 cenotes, lamentablemente la mayoría se encuentran contaminados por la basura que tiran los habitantes o los turistas que los visitan.