El Departamento de Salud pide al Pentágono que acoja a menores inmigrantes

Agencia EFE
·3  min de lectura

Miami, 23 mar (EFE News).- El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), encargado de atender a los menores inmigrantes que cruzan la frontera hasta que son entregados a sus allegados o familias de acogida en Estados Unidos, busca ampliar su capacidad de albergue y pidió este martes al Pentágono usar dos de sus bases militares.

El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, indicó en conferencia de prensa que el HHS pidió usar parte de la Base San Antonio-Lackland y unos terrenos en el cuartel de Fort Bliss, en El Paso, ambas situadas en Texas, donde se han registrado los mayores aumentos en la llegada de inmigrantes en las últimas semanas.

"Tendremos que analizarlo y evaluarlo como lo haríamos con cualquier otra solicitud de asistencia", dijo Kirby, que indicó que no sería la primera vez que asisten para alojar civiles inmigrantes.

El portavoz del Pentágono dijo desconocer la cantidad de menores que se trasladarían a estas dos instalaciones en caso de recibir el visto bueno del Departamento de Defensa.

El HHS, liderado por el hispano Xavier Becerra, busca ampliar su capacidad de acogida y también planea abrir un nuevo centro en la localidad texana de Carrizo Springs, para albergar a 500 menores migrantes no acompañados por uno de sus padres o tutor legal, informó CBS News.

Cuando abrió hace unas semanas, el primer centro de Carrizo Springs tenía una capacidad para albergar a 700 menores de entre 13 y 17 años. Desde entonces se abrieron otros dos más en Texas, primero en Midland y después se adaptó el centro de convenciones de Dallas para acoger también a migrantes adolescentes.

También se han anunciado la próxima apertura de instalaciones en Pecos (Texas) y este lunes las autoridades de San Diego (California) informaron de que habían llegado a un acuerdo con HHS para habilitar el Centro de Convenciones de San Diego como refugio temporal para niños no acompañados que ingresaron al país recientemente.

Tras ser detenidos y procesados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), los menores son transferidos a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), la dependencia del HHS que ha de cuidar por ellos hasta que se ubiquen sus familias en Estados Unidos.

CBP tenía hoy casi 5.000 migrantes menores de edad bajo su custodia y otros 11.000 estaban bajo la tutela de HHS, en una cifra creciente, al igual que la de los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera con México.

La cifra de migrantes indocumentados que cruzan la frontera desde México ha estado subiendo mes a mes desde mayo pasado, y en febrero superó los 100.000, con un aumento de 28 % sobre el mes anterior.

En el caso de los menores no acompañados, el aumento mensual fue del 61 % en febrero, mientras que el de las familias se disparó un 163 % con respecto a enero pasado.

La ley establece que los menores no pueden permanecer más de 72 horas detenidos, aunque en estas semanas el Gobierno ha sido incapaz de cumplir este plazo, en gran parte por falta de espacio en los albergues ya atestados de HHS y por eso están a la búsqueda de nuevas instalaciones.

Hace unos días se plantearon adaptar instalaciones de la agencia espacial NASA en el aeródromo Moffett, en el área de la Bahía de San Francisco, norte de California, para albergar a menores inmigrantes, aunque finalmente parece que esta posibilidad fue descartada.

(c) Agencia EFE