Denuncias penales en mi contra son una vacilada, dice candidata a QR

·4  min de lectura

CANCÚN, QR., mayo 12 (EL UNIVERSAL).- La candidata a la gubernatura por la coalición "Va por Quintana Roo", Laura Fernández, consideró "una vacilada" las denuncias penales iniciadas en su contra por el Ayuntamiento de Puerto Morelos, el cual encabezó como presidenta municipal del 2016 al 2021.

En conferencia de prensa ofrecida en Cozumel, dijo que “ni le ocupan” las denuncias entabladas por la actual administración de Blanca Merari Tziu, que le atribuye haber dejado una deuda por más de 800 millones de pesos a pagar en 20 años, sumada a otros adeudos que rebasan los 500 millones de pesos, que incluye a proveedores, obras sin concluir e incluso sin iniciar, adeudos con el IMSS y el SAT a nivel federal y local.

Fernández Piña manifestó que "los ataques" han ido acrecentándose conforme penetra en el ánimo de la gente mediante una campaña "de tierra" y no dudó que aumentarán en los días subsecuentes. Por separado, la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN) aseguró que el origen de los señalamientos es la coalición "Juntos Hacemos Historia en Quintana Roo" que, a través del Partido Verde (PVEM) y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) está "usando" al ayuntamiento de Puerto Morelos para debilitar a su abanderada, quien contiende siglada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), como parte de una coalición que incluye al partido Confianza por Quintana Roo.

Desde la también llamada Isla de las Golondrinas, la candidata del PAN-PRD-CQ cuestionó que la actual munícipe de Puerto Morelos haya esperado nueve meses para hacer pública la situación denunciada, en lugar de informarlo al principio de su gobierno. "¿Por qué no lo dijeron antes? ¿Por qué ahorita? Tuvo varios meses, ya lleva más de medio año… cuatro meses del año pasado y cinco de este. ¡Nueve meses! ¡Ya casi nació el ‘chamaco’ y no había dicho nada, no había dicho que estaba embarazada!” –bromeó y continuó– "son vaciladas, para mí son vaciladas, son pataletas ya de ahogados, de desesperados".

Sin embargo, desde el arranque de su administración, Tziu Muñoz advirtió que se estaban detectando diversas irregularidades y fue desgranando algunos asuntos. Entre ellos, la basificación masiva de trabajadores, la existencia de una nómina hiper inflada, con "aviadores" que cobraban altos sueldos sin asistir a trabajar; problemas con la concesión de recolección de residuos sólidos que no brindaba el servicio; una lista de funcionarios que se autorizaron compensaciones por pandemia y final de trienio, entre otras situaciones.

Ayer, precisó que fruto del proceso de entrega-recepción se levantaron poco más de 2 mil 500 observaciones, que derivaron en 64 citatorios a comparecencia, además de que se turnaron a investigación 24 asuntos que están en proceso administrativo, y se han presentado denuncias de carácter penal en contra de Laura Fernández.

Al respecto, la candidata a la gubernatura reiteró que los señalamientos que enfrenta son "un acto desesperado" ante su avance en las preferencias electorales y cuestionó los resultados de las encuestas que dan como puntero y con amplia ventaja a "Mara" Lezama, candidata de la coalición "Juntos Hacemos Historia en Quintana Roo".

Afirmó que las denuncias ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del estado y de la federación, y ante la Fiscalía General de la República (FGR), "ni nos ocupan". "Me preocuparía que lo dijera la Auditoría Superior del Estado o que lo dijera la fiscal Anticorrupción (Rosaura Villanueva), pero no he escuchado una manifestación de ellos al momento, para empezar", expuso.

A pregunta expresa sobre si tema por su seguridad, señaló que al ser candidata sabe que "se asumen riesgos", porque "en Quintana Roo han matado candidatos".

En efecto, en febrero del año pasado asesinaron a Ignacio Sánchez Cordero, precisamente en el municipio de Puerto Morelos, gobernado por Fernández Piña. "Nacho" Cordero no era aún candidato, pero era ubicado como su "delfín" y el PVEM había confirmado que era su carta fuerte para la presidencia municipal, que finalmente, luego del homicidio, ocupó su viuda, Blanca Merari. El crimen sigue sin resolverse, aún cuando inculparon a Karla Vivas, la hermana de Yazmín Vivas, una regidora que sería postulada también al cargo de presidenta municipal y quien fue la única oposición en el Cabildo que enfrentó a Laura Fernández, en la anterior administración.

Al continuar con su respuesta, Laura Fernández admitió que sí siente temor, pero aclaró que no ha recibido amenazas directas. "Desgraciadamente son tan fuertes los temas que estamos trastocando. Son tantos los intereses que tienen en frente. Ya se veían ahí y se les está escapando de las manos, como agua de las manos", comentó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.