Denuncian uso de aplicación en solicitantes de asilo en EU

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 4 (EL UNIVERSAL).- La administración de Joe Biden utiliza una aplicación de vigilancia para los solicitantes de asilo, según medios.

El sitio de noticias, "Axios" reporta que los funcionarios fronterizos de Estados Unidos han implementado silenciosamente una nueva aplicación de vigilancia para recopilar y almacenar información sobre los solicitantes de asilo antes de que ingresen al país.

El medio dice que el programa se basa en el reconocimiento facial, la geolocalización y otra tecnología digital, lo que generó alarmas sobre la vigilancia y la recopilación de datos sin control, dijeron expertos a "Los Angeles Times".

CBP One es el nombre de la aplicación, el cual, se indica, se ha usado porque los funcionarios fronterizos no pueden "procesar a todas las personas a la vez".

Especialistas que revisaron las evaluaciones de privacidad dijeron que la aplicación de Aduanas y Protección Fronteriza genera alarmas sobre la recopilación de datos sin control y la vigilancia por parte del gobierno hacia los migrantes vulnerables, quienes no tienen más remedio que dar su consentimiento, mencionaron a "Los Angeles Times".

"Axios" resume que "las organizaciones internacionales y no gubernamentales identifican a los solicitantes de asilo en México y envían su información biográfica y biométrica, que incluye fotos, a Aduanas y Protección Fronteriza a través de la aplicación.

"Luego, CBP usa el reconocimiento facial para verificar la información y evaluar si el solicitante de asilo debe poder ingresar a EU".

Lee Gelernt, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo: "Mi sensación es que CBP One App es algo que el gobierno está explorando muy seriamente como una forma de procesar a las personas en el futuro".

Los funcionarios fronterizos han compilado una galería de fotos de aproximadamente 70 mil solicitantes de asilo a través de Permanecer en México, según el Times.

Chris Boian, portavoz de Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), se negó a comentar sobre el uso de la aplicación por parte de la agencia, pero insistió en que "la protección de los datos personales de las personas de interés es absolutamente sacrosanta", incluso en el trabajo con el gobierno de Estados Unidos, dijo a "Los Angeles Times".

El medio recuerda que "CBP desarrolló la aplicación, luego la lanzó a fines de octubre con poca fanfarria, haciéndola disponible para su descarga en las tiendas de aplicaciones, pero limitando sus funciones iniciales".

Luego, en mayo, "a pesar de los requisitos de que los avisos de privacidad se emitan públicamente de antemano, la agencia publicó y actualizó retroactivamente las evaluaciones de cómo ya estaba usando CBP One para los solicitantes de asilo".

Además, según "Los Angeles Times", funcionarios "han expandido el uso de CBP One nuevamente, a aquellos identificados como potencialmente elegibles para la exención de la política actual del Título 42 de la era Covid-19, según la cual las autoridades han expulsado a los migrantes sin una fecha de audiencia y con un procesamiento insignificante".

Entre los problemas, el medio recuerda que "un programa piloto de CBP de 2018 que probaba el reconocimiento facial en pasajeros de vehículos que cruzaban la frontera fue pirateado y más de 180 mil imágenes se vieron comprometidas, con al menos 19 mil fotos de viajeros que terminaron en la deep web".

CBP enfatiza, según "Los Angeles Times", "que su aplicación recopila pero no almacena la información, sino que la envía a otras bases de datos. La agencia también dice que depende de los otros componentes de Seguridad Nacional o de las autoridades externas proteger la información o acceder a ella de manera adecuada".

Sophia Cope, abogada senior de Electronic Frontier Foundation, dijo que el riesgo de depender de una tecnología de reconocimiento facial notoriamente poco confiable es particularmente grave para los solicitantes de asilo: "Puede que no parezca gran cosa hacer coincidir una fotografía preexistente con alguien parado frente a ti", dijo. "Pero en última instancia, el gobierno está construyendo un sistema de vigilancia generalizado, y eso crea una sociedad que se ve muy diferente a una república libre".