Denuncian seis niñas de Guerrero violencia sexual

·3  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Violación, niñas, embarazo, impunidad, familia, venta, cotidiano, son las palabras claves del testimonio de seis niñas y adolescentes de la región de la Montaña.

El Observatorio Ciudadano de las Violencias Contra las Mujeres de Guerrero (Obvio) presentó el testimonio de seis menores de edad de la Montaña de Guerrero que han sido víctimas de violencia sexual y el entorno de impunidad que las rodea.

La presentación de estos testimonios se da en el contexto en el que diputados de Guerrero aprobaron poner más trabas para que mujeres que fueron violadas puedan acceder a la interrupción de embarazo de forma segura.

"Obligar a las niñas (a llevar un embarazo a término) es tortura y el Congreso de Guerrero no está pensando en las víctimas, sólo les interesa frenar el aborto porque los grupos conservadores en los partidos tienen intereses con los grupos religiosos. Hacemos un llamado a legislar progresivamente, los derechos humanos no deben ir en retroceso", escribió el observatorio.

Testimonio uno. Petra, 16 años: "Me vendieron con un señor, me violó y me embarazó. Cuando me escapé, la autoridad me regresó con él".

En la última sesión, los diputados endurecieron las medidas para que las mujeres aborten por violación. Inicialmente, el artículo 159 del Código Penal obligaba a las mujeres que fueron violadas y quedaron embarazadas que desearan abortar a contar con la autorización de un Ministerio Público.

Además de esta restricción, ahora los diputados redujeron la temporalidad: la interrupción de embarazo no podrán realizarse después de las ocho semanas de gestación —antes era hasta las 12 semanas—; además establecieron sanciones a los médicos que lo practiquen sin dar aviso a las autoridades.

"No nos oponemos a la denuncia, cuando haya garantía para las víctimas; cuando el sistema de justicia sea eficiente y las proteja a ellas y no a los violadores. Al Congreso de Guerrero no le importan las mujeres ni las niñas, sólo les importa frenar el aborto", reclamaron.

Testimonio dos. Julia, 15 años: "Mi papá me violó y mi familia me obligó a perdonarlo".

El Observatorio consideró que con el retroceso que provocaron los diputados las niñas serán las más afectadas.

Testimonio tres. Andrea, 13 años: "Mi vecino abusó sexualmente de mí; en el MP nos dijeron que llegáramos a un acuerdo. Sigue libre".

Las defensoras de los derechos humanos consideraron que los diputados desconocen la realidad que viven las mujeres y niñas de Guerrero.

"Se niegan a escuchar a las víctimas con estas reformas retrógradas que obstaculizan la aplicación de la norma 046".

Testimonio cuatro. Victoria, 14 años: "Tengo que planificar a escondidas por temor a quedar embarazada de mi agresor con quien convivo a diario".

El Obvio lamentó que los diputados estén desdeñando el contexto de impunidad y la falta de acceso a la justicia para las mujeres y niñas que sufren violencia sexual.

Testimonio cinco. Reina, 8 años: "Mi maestro abusó de mí, y cuando por fin hablé, me dijeron que mentía. Dejé la escuela".

El observatorio denunció que con la reforma que hicieron los diputados las niñas serán revictimizadas.

Testimonio seis. Martina, 14 años: "Mi tío me violó, denuncié y el MP no me creyó".