Denuncian penalmente a alcalde de Tijuana

·2  min de lectura

TIJUANA, BC., diciembre 17 (EL UNIVERSAL).- El alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, fue denunciado ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por la secretaria de Honestidad y Función Pública de Baja California, Vicenta Espinosa Martínez, al incurrir presuntamente en los delitos de coalición de servidores públicos, conducta ilícita y por haberse enriquecido con 2.6 millones de pesos, derivado de dichos contratos.

Espinosa Martínez también denunció al hermano del edil, Luis Alfredo González Cruz y otros funcionarios, quienes se habrían favorecido con contratos de arrendamiento en inmuebles para uso del gobierno estatal. La titular de Honestidad y Función Pública detalló que, a través del órgano de control de ISESALUD, a cargo del contador público Samuel Ramos Salas, se identificó que el alcalde de Tijuana y su hermano firmaron con el gobierno estatal contratos en los que hubo un conflicto de interés, abuso de autoridad y tráfico de influencias.

Informó que el pasado 15 de diciembre presentó la documentación y anexos ante la agencia del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE) en Mexicali para abrir una carpeta de investigación y llevar a cabo las diligencias correspondientes. Ese mismo día se ratificó la denuncia, por haber entregado la documentación en tiempo y forma, sin la necesidad de esperar una semana. Espinosa Martínez acusó al alcalde González Cruz y su hermano de firmar los contratos a pesar de los cargos que ostentaban en ese momento y de involucrar a otros empleados de la administración. El hermano del presidente municipal trabajó en Oficialía Mayor y en ISESALUD durante el periodo en el que se firmaron los contratos de arrendamiento.

Durante su transmisión en vivo, el gobernador Jaime Bonilla aseguró que a pesar de la cancelación de los contratos, la investigación penal deberá continuar para sancionar los delitos de los cuales se le acusa al edil tijuanense.

"El pueblo es muy sabio, por eso le fue mal en las encuestas (al alcalde). Fue humillante para él. El pueblo de Tijuana le dijo 'ya no más'. Fue un año de mucha corruptela en el que Arturo González compró facturas, plenamente reconocidas. El pueblo lo puso en su lugar, esta administración ha sido una vergüenza", declaró Bonilla. Luego de las declaraciones del gobernador y la denuncia penal en su contra, el presidente municipal de Tijuana dijo que no tiene miedo en convertirse en el primer preso político del estado y dijo sufrir agresiones del gobierno del estado. "Como están denigrando la figura del gobernador del estado… que no se les olvide una cosa: esto es producto de que dije la verdad. El gobierno del estado le debe a Tijuana y los tijuanenses 600 millones de pesos. Jaime Bonilla se está acabando el proyecto de Morena en el estado" indicó González Cruz.