Denuncian omisiones en búsqueda de personas en Jalisco

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., octubre 29 (EL UNIVERSAL).- Colectivos de familias de personas desaparecidas y organizaciones que acompañan su búsqueda denunciaron que el gobierno de Jalisco sigue sin cumplir con lo que prometió hace un año y ha roto los diálogos y las mesas interinstitucionales instaladas, principalmente en materia forense.

Durante el foro "#LasFamiliasHablan", realizado de manera virtual, Esperanza Chávez, del colectivo #PorAmorAEllxs, recordó que en Jalisco ni siquiera se han creado las leyes en materia de desaparición y se ha intentado excluir a los colectivos de la discusión.

Señaló que el informe sobre desapariciones presentado por el gobernador unos días no refleja la realidad que viven cientos de familias en el estado que siguen siendo maltratadas por las autoridades al momento de denunciar una desaparición o requerir los avances de las investigaciones.

"Lo que vimos fue un ejercicio unilateral para instalar un discurso oficial. Hablar con la verdad sería reconocer que la Fiscalía Especial y la General se encarga de desaparecer a las personas", indicó.

Cuca Torres, quien busca a José Gerardo Preciado Torres, indicó que las malas prácticas del Ministerio Público que se denunciaron cuando se creó la Fiscalía Especial para Personas Desaparecidas, continúan.

"Un ejemplo de ello es que las autoridades siguen diciendo que se deben esperar 72 horas para recibir la denuncia por desaparición. Señores, en 72 horas pueden pasar muchas cosas, en 72 horas de pueden deshacer de nuestros seres queridos", reclamó.

Catalina Mireles, quien busca a su hija Ana Elvira Castillo, señaló que en Lagos de Moreno hay una problemática grave de desapariciones y aún así las autoridades no han hecho nada por atender a las familias en aquel municipio, pues para realizar cualquier trámite u obtener información en el Servicio Médico Forense deben trasladarse a Guadalajara.

Silvia Celis, del Colectivo Guerreras de Chapala, indicó que la Fiscalía Especializada, además de no cumplir con sus obligaciones de búsqueda, obstaculiza el trabajo de las familias y su coordinación con la Comisión Estatal de Búsqueda y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Marta Morales, madre de Marcos Fregoso, refirió que en las regiones del interior del estado las familias están prácticamente solas y, aunque reciban un buen trato al denunciar en Guadalajara, después no se les avisa de nada, no saben cuándo cambia el investigador o Ministerio Público que lleva su caso y prácticamente tienen que averiguar todo por su cuenta.

Mayra Ávalos Camarena y Guadalupe Camarena, quienes tienen cinco familiares desaparecidos, indicaron que hay una estigmatización de las familias y en muchas ocasiones se les trata como si fueran delincuentes, manteniéndolas al margen de las investigaciones.

Leticia Vázquez, madre de Érika Cueto, indicó que hay discrepancias en las cifras oficiales del gobierno federal y las del gobierno del estado, pues mientras que la plataforma nacional señala que en la entidad hay 11 mil 288 personas desaparecidas y no localizadas, mientras que los números estatales hablan de 9 mil 731 personas desaparecidas y no localizadas.