Denuncian que la Justicia le dio la espalda a la profesora asesinada por su alumno acosador

Fabián López
·4  min de lectura

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN. La vida de Paola Estefanía Tacacho se convirtió en una pesadilla en 2015. Ese año, cuando enseñaba inglés en un instituto terciario de la capital tucumana, la docente conoció en una de sus clases, como alumno, a Mauricio Parada Parejas, el hombre que la asesinó anteanoche, tras cinco interminables años de acosos y amenazas.

La víctima, quien llegó a Tucumán desde Salta en 2007 con la intención de estudiar y forjarse un futuro profesional, había presentado varias denuncias contra Parada Parejas, quien amenazaba con matarla si no aceptaba iniciar una relación con él. La Justicia tucumana ordenó una restricción de acercamiento que el femicida nunca respetó, pese a que la víctima había denunciado esta situación.

Parada Parejas cumplió con sus amenazas el viernes a la noche, cuando esperó que Paola saliera del gimnasio ubicado en Santiago del Estero y Monteagudo, en pleno centro de la capital tucumana, para asesinarla a puñaladas en la vereda, delante de numerosos testigos. Luego de cometer el crimen y al verse rodeado por vecinos que habían presenciado el hecho, Parada Parejas se quitó la vida clavándose en el pecho el mismo puñal que había utilizado para asesinar a la profesora de inglés, quien tenía 32 años, dos años más que el femicida.

En 2016, el fiscal Diego López Ávila escuchó las súplicas de la víctima y, tras una investigación, requirió someter a juicio oral Parada Parejas por desobedecer la orden de restricción de acercamiento. Como pruebas, el fiscal presentó testimonios de personas que vieron en reiteradas oportunidades al femicida merodeando por el lugar donde trabajaba la víctima, en calle Monteagudo al 500. Sin embargo, el juez penal Francisco Pisa rechazó el planteo por considerar que no las pruebas "no resultan suficientes para elevar la causa a juicio oral".

En su escrito, al que LA NACION tuvo acceso, el magistrado dijo que correspondía hacer lugar al recurso de oposición presentado por la defensa del acusado "a fin de evitar un dispendio jurisdiccional innecesario" al Poder Judicial.

Al justificar su decisión de rechazar los testimonios de personas que vieron al femicida rondando el lugar de trabajo de Paola Tacacho, el juez Pisa argumentó que Parada Parejas "reside en calle Monteagudo 842 de esta ciudad, es decir a cuadras del domicilio que se consideró vulnerado por la víctima de autos".

"No movieron un dedo para protegerla"

Ana Victoria Salomón, hermana de la víctima, apuntó contra la responsabilidad del Estado por el crimen de Paola. "La Justicia de Tucumán nunca hizo nada con todas las denuncias que ella realizó y las denuncias que realizamos con nuestra madre y mis primas, a las cuales también acosaba vía redes", expresó la mujer en un texto que compartió en sus redes sociales.

Salomón dijo que las autoridades "nunca movieron un dedo para protegerla a Paola, ya que la familia de este tipo [Parada Parejas] tenía vínculos con la política de Tucumán, y por eso no lo encerraron ni siquiera un día, a pesar de que nunca respetó las perimetrales".

Alberto Lebbos, el padre de Paulina Lebbos, la joven estudiante de comunicación que fue asesinada en 2006 a la salida de un boliche, y referente de la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad, se solidarizó con la familia de Tacacho y reclamó cambios en los organismos públicos encargados de la atención de estos casos.

"Es terrible la historia de acoso que padeció Paola, por inacción de tantas ventanillas que se supone atienden a las víctimas, especialmente a las de la violencia de género. Este hecho demuestra que todo es una burocracia inútil, cuando tendrían que enfocarse en la prevención", cuestionó Lebbos.

El dirigente social consideró que "a Paola la condenó a muerte el Estado cuando no hizo nada para detener al delincuente que la mató y que tuvo protección de otros delincuentes disfrazados de jueces y de funcionarios públicos".

El colectivo "Ni Una Menos Tucumán" convocó a una marcha mañana, a las 18, en la Plaza Independencia de Tucumán, "para exigir justicia por Paola y por todas las víctimas de femicidios" y con el fin de reclamarle al gobierno provincial que tome cartas en el asunto para evitar nuevos femicidios. A esa misma hora, familiares y amigos de la víctima realizarán otra marcha en la Plaza 9 de Julio, de Salta.

"Una vez más queda en claro la desprotección que sufrimos las mujeres y disidencias de la mano de un gobierno que encubre a abusadores, violentos y acosadores. No solo no toman medidas efectivas sino que dan vía libre a que nos sigan matando", denunciaron desde la agrupación mediante un comunicado.