Denuncian detenciones arbitrarias en Nicaragua tras tiroteos con policías

Agencia EFE

Managua, 4 dic (EFE).- Al menos cuatro nicaragüenses han sido detenidos de forma arbitraria tras dos enfrentamientos armados ocurridos el fin de semana que dejaron dos policías y tres civiles opositores muertos en la ciudad de Masaya (sureste), denunció este miércoles un organismo humanitario.

Entre los cuatro detenidos se encuentran Miguel Cárdenas, de 65 años, y su hijo, Norlan Cárdenas, de 31, dijo a periodistas el abogado Julio Montenegro, líder del bufete Defensores del Pueblo, que defiende a los denominados presos políticos por la oposición en el marco de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua desde abril de 2018.

Según sus familiares, ambos estaban en su casa de habitación el sábado pasado cuando fueron detenidos.

La Policía Nacional informó el sábado pasado sobre la detención del hijo, a quien identificó como integrante de una presunta banda de delincuentes que lideraba un excombatiente sandinista, muerto en un tiroteo hace tres días, y que fue identificado como opositor por los adversarios al Gobierno.

En la casa de habitación de la familia Cárdenas se refugiaba el excombatiente sandinista José Isaías Ugarte López, alias "Chabelo", líder de esa presunta banda que mató a dos oficiales e hirió a otros dos durante dos enfrentamientos armados el fin de semana pasado, de acuerdo con la información oficial.

La Policía Nacional ha condecorado con honores a los 35 oficiales que participaron en la desarticulación de esa presunta banda conocida como "Chabelo".

No obstante, familiares y dirigentes opositores de Masaya, una ciudad ubicada a 28 kilómetros al sureste de Managua, afirman que "Chabelo" fue un excombatiente sandinista, que incluso hizo estudios en Cuba durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

"Chabelo" se distanció del sandinismo después del 18 de abril de 2018 cuando estallaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega por una impopular reforma a la seguridad social, las cuales fueron reprimidas a la fuerza.

Desde abril de 2018, Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 328 muertos, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 651 la cifra de víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 200 y denuncia un intento de golpe de Estado.

(c) Agencia EFE