Denuncian que en el departamento colombiano de Arauca han asesinado 300 personas este año

Bogotá, 8 nov (EFE).- Al menos 300 personas asesinadas y 47 más han sido secuestradas este año en el departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela, denunció este martes la Defensoría del Pueblo, que también alertó que en el último mes también han desaparecido forzadamente a 12 ciudadanos.

Así lo aseguró la Defensoría en un comunicado, en el que indicó que en lo que va de este año "ya se registran 300 asesinatos en ese departamento, muy superior a los 171 casos registrados en todo 2021".

Igualmente, hay cerca de 19.100 víctimas de diferentes hechos victimizantes, como el desplazamiento forzado, el confinamiento, las amenazas y desaparición forzada, entre otros.

"La situación en Arauca es muy preocupante. En el último mes hay reportes de 12 personas desaparecidas forzadamente, pero la cifra sabemos que es mayor por el trabajo de campo que hemos hecho", puntualizó el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

El funcionario agregó que el registro de desapariciones forzadas puede ser mayor porque "a las comunidades les da miedo denunciar porque temen represalias de los grupos ilegales".

Ante esta emergencia humanitaria, la Defensoría reiteró que seguirá acompañando a las comunidades, especialmente a las víctimas, como lo ha venido haciendo de manera reforzada desde enero de este año, dado el recrudecimiento de la violencia en Arauca.

"Ofrecemos una vez más nuestros canales humanitarios para que las personas que no han podido retornar a sus casas, lo hagan", manifestó Camargo quien, además, pidió a los grupos armados ilegales acogerse a la propuesta de paz total del Gobierno Nacional con el fin de lograr que los habitantes de este territorio encuentren una esperanza para lograr el desarrollo social y económico.

Arauca es un departamento petrolero y agropecuario donde hace décadas se hizo fuerte el Frente de Guerra Oriental del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el más poderoso de esa guerrilla, fuerza ahora desafiada por el Frente 10 de las disidencias, que ocupó espacios dejados por las antiguas FARC.

(c) Agencia EFE