Denunciaron a unos vecinos y ahora se arrepienten porque les van a derribar la casa

·3  min de lectura

Una disputa por “medio metro” de tierra entre vecinos ha acabado con la orden de derribo de la casa de una familia con dos menores al considerar la sentencia que su construcción se realizó sin las licencias oportunas y, como señala La voz de Galicia, se trata por tanto de “obras realizadas eran incompatibles con el ordenamiento urbanístico”. Ahora, quienes denunciaron se arrepienten por las consecuencias de la denuncia ya que en ningún momento quisieron que el conflicto se resolviese de una manera tan drástica.

Denunciaron que el cierre ocupaba parte de la vía pública y les ordenan demoler la casa por no tener las licencias en regla. (Foto: Getty Images)
Denunciaron que el cierre ocupaba parte de la vía pública y les ordenan demoler la casa por no tener las licencias en regla. (Foto: Getty Images)

Todo comenzó hace un par de años por el cerramiento de una parcela pegado a la vía pública. Algunos de los vecinos denunciaron al considerar que se habían apropiado para su uso privado de una parte de terreno público usada habitualmente como zona de paso o de aparcamiento. Con motivo del conflicto se supo que el dueño no contaba con la licencias necesarias para la obra. El propietario intentó legalizar su casa, pero no llegó respuesta por parte de la Administración municipal. Ante ese escenario, acudió a los tribunales alegando silencio administrativo a su favor para que el Concello tramitase la licencia.

Sin embargo, el juez no compartía su punto de vista. Además, fue muy crítico con lo que consideró una táctica para provocar un silencio administrativo a su favor. “No hay silencio de clase alguna en procedimientos incoados de oficio como el de reposición de la legalidad urbanística, por lo que el Concello no estaba obligado a extender ningún certificado”, señaló el magistrado en la sentencia recogida por La voz de Galicia. El propietario recurrió y obtuvo el mismo resultado negativo.

La Administración municipal, por su parte, esgrime que ellos solo han seguido la Ley del Suelo de Galicia y que, según esta, si una obra no se ajusta a la licencia y a la ley hay que ordenar su demolición. Y remiten a las resoluciones judiciales del caso, que les dan la razón. 

La situación ahora es que lo que comenzó con una disputa vecinal por un cerramiento de la parcela sacó a la luz una ausencia de licencia para la obra por lo que esta debe ser demolida. Preguntaba por la situación y el clima que se vive en el barrio, una vecina reconocía al mencionado diario local que la familia no les habla. “Quiso cerrar pegado al camino y los vecinos le pusieron una denuncia. Al final parece que no tenían los papeles en regla y luego los denunciantes estaban arrepentidos porque no querían dejarle sin casa”, comentaba otra vecina.

Según explican, la intención de la denuncia era modificar el retranqueo (la distancia entre el cierre y la vía). Solo eso. “Total por medio metro de tierra la que se montó”, comenta esta vecina, que añade que el propietario “es un chico relativamente joven, trabajador y nadie quiere hacer tanto daño”. 

Desde la asociación de vecinos de Lavadores se han puesto a disposición de la familia. Su secretario, José Pucho Domínguez, ha lamentado la situación a la que se ha llegado. Desde su punto de vista, sería más justo que “le apliquen la sanción correspondiente, pero no tener que demoler la vivienda en la que vive con su familia”.

EN VÍDEO | Sanidad y autonomías debaten de aforos deportivos, semáforo y pasaporte covid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.