Denuncia Greenpeace prácticas ilegales en pesca asiática

Beijing, 19 Mar (Notimex).- Las prácticas ilegales en la pesca en el sureste asiático continúan, situación que fue denunciada por la organización ambientalista Greenpeace Asia, que destacó el tráfico de personas, así como delitos pesqueros en esa región del mundo.

Señaló la existencia de vínculos entre la empresa comercializadora de productos del mar de Taiwán, Fong Chun Formosa, considerada como una de las tres principales comerciantes de atún del mundo y casos de trabajo forzoso con migrantes.

Luego de una investigación, la organización reveló, además, el posible transbordo en el comportamiento marítimo de algunos de los buques de origen de la compañía. “El transbordo es cuando barcos masivos con enormes compartimentos de congelación anclan junto a los buques pesqueros en el mar y la captura se transfiere para llevarla de regreso a tierra”, agregó.

“También traen suministros, combustible, intercambio de tripulación, lo que permite a los buques pesqueros permanecer en el mar durante periodos prolongados de tiempo”, refirió.

Dijo que la empresa tiene un ingreso estimado de alrededor de 45 mil millones de dólares por año; también vende y comercia con múltiples compañías de productos pesqueros, al tiempo que cuenta con una flota de más de 500 embarcaciones.

Refirió que “las prácticas de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada fueron descritas por los pescadores migrantes entrevistados en al menos dos buques, lo que sugiere que los peces contaminados con la pesca y el trabajo forzoso podrían terminar en los sándwiches de atún de todo el mundo”.

Un pescador dijo que “sólo conservamos las aletas de los tiburones y descartamos el resto de su carne. El mes pasado, coloqué las aletas bajo el sol para que secasen, pero unos días después, vimos un bote patrulla estadounidense. El capitán se asustó mucho y me dijo que escondiera todas las aletas para que los estadounidenses no las encontraran”.

Greenpeace exhortó a la empresa taiwanesa para que publique su lista completa de proveedores de embarcaciones, como parte de su plan de diligencia debida de derechos humanos, así como anunciar un programa para eliminar de forma gradual el transbordo en el mar.

También mejorar su política de derechos humanos para los atuneros, con la finalidad de reflejar estándares internacionales y mejores prácticas en materia de derechos humanos y laborales.

Puntualizó que es necesario que las compañías escuchen también a los clientes y empezar a tener un futuro sostenible para la pesca, ya que de lo contrario seguirán afectando los océanos hasta el punto del colapso.

-Fin de nota-

 

NTX/AES/AEG