"No le demos chance al miedo, ni a la corrupción": Ricky Martin

*El artista convoca a su público a no vivir con miedo y a levantar la voz en favor de sus derechos


Por Fernando Rivero Mendez


México, 29 Feb (Notimex).- Para el cantante puertorriqueño Ricky Martin lanzar mensajes esperanzadores, primero en sus presentaciones masivas y después, desde hace algunos años, a través de sus redes sociales, al mismo tiempo que realiza activismo en favor de causas sociales, como la lucha contra la trata de niños, ha sido una labor a la que le da la misma importancia que tiene su trabajo como intérprete.

Ricky Martin habló con Notimex acerca de esta actividad que realiza con el objetivo de crear consciencia acerca del mundo en el que vivimos y de la manera en la que, a nuestro alcance, se puede transformar el entorno que nos rodea.

“Todo empezó en el año 1984, cuando yo entré al grupo Menudo que yo salí de mi casa y automáticamente me hacen Embajador de la Buena Voluntad de Unicef, o sea, yo era un niño. Cuando tenía doce años viajé a las favelas de Brasil, intercambié ideas con los niños de Brasil que tenían una realidad muy diferente a la mía y ahí pues obviamente se me abren los horizontes y ahí, aunque todo empezó como un juego, porque no dejaba yo de ser un niño, me di cuenta del poder que tiene la música”, explica el Astro del Pop.

Conmovido, el actor recuerda que muy chico se enfrentó a una realidad muy diferente a la que él vivía y este contacto hoy día sigue haciendo eco en él.

“En un viaje que hice a Calcuta conocí a unas niñas que iban a ser obligadas a ejercer la prostitución, yo sentí que no me podía quedar callado porque en el momento en el que ves una injusticia y no haces nada estás dejando que la maldad reine”.

Esa sensación llevó al también actor de series como American Crime Story a portar consigo una bandera que lo identifica, “contra la trata humana, y que también he llevado en las protestas en Puerto Rico, es mi bandera latinoamericana que llevo a toda partes del mundo, obviamente también es mi bandera del arcoíris, la bandera de la libertad. La gente cada vez que voy a decir algo escuchan y es una responsabilidad muy grande, pero honestamente me encanta”.

El intérprete de “La mordidita” dice que siente mucha gratitud con la gente que se acerca a decirle que su llamado de solidaridad ante los otros ha causado efecto, “Me dicen ‘Ricky, ¡gracias! Mira, el libro que tú escribiste, el que habla tanto de la trata, que habla tanto de tu aceptación como hombre gay, me ha cambiado la perspectiva, por ese libro conozco mejor a mi padre, conozco mejor a mi tía, por ese libro conozco mejor a mi abuelo’, entonces me siento muy bendecido con eso”.

Las giras y los compromisos que adquiere a través de su fundación le dan oportunidad a Ricky Martin de convivir con gente de distintos lugares y esto le ha generado una percepción propia del mundo.

“Como ciudadanos tenemos que estar firmes ante la importancia de la protección de nuestros derechos. Desafortunadamente hay un movimiento, un poder algo conservador que está acaparando, y nada en contra de lo conservador, simplemente no se metan con mi vida, no se metan con mis necesidades, con mi realidad y con lo que soy, yo no me voy a meter con ustedes, para mí lo más importante es que tú me dejes vivir, no le demos chance al miedo, ni a la corrupción, a los políticos que son malintencionados, nosotros somos la fuerza, nosotros somos el poder”.

-Fin de nota-

NTX/FRM/LRL