El demonio de Tasmania vuelve a nacer en Australia después de 3000 años de su desaparición

·3  min de lectura
El demonio de Tasmania desapareció de la Australia continental hace 3000 años. Ahora un proyecto conservacionista intenta que regrese | imagen Aussie Ark
El demonio de Tasmania desapareció de la Australia continental hace 3000 años. Ahora un proyecto conservacionista intenta que regrese | imagen Aussie Ark

Los biólogos y zoólogos usan con frecuencia el término “especie bandera” para referirse a determinados animales que destacan por diferentes motivos del resto de su entorno. Son especies características de un lugar que se han convertido en referentes geográficos o que representan un símbolo de la naturaleza bien reconocidas por el público. El lince ibérico, la ballena azul o el oso polar son un buen ejemplo de especie bandera, que se convierten además en “especie paraguas” ya que al protegerlas a ellas, protegemos el hábitat en el que viven, lo que ayuda a su vez a otras especies.

El demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii) es claramente una de estas “especie bandera” ya que cumple con todos los requisitos para convertirse en símbolo propio de un lugar. Es un animal característico, bien conocido para el público en general (los dibujos animados de Warner ayudaron a catapultarlo a la fama mundial), su propio nombre ya indica su procedencia y hábitat, y necesita de protección urgente ya que se encuentra en peligro de extinción.

Sin embargo, aunque su nombre nos evoca claramente las extensas tierras de Oceanía la realidad es que este curioso marsupial desapareció de Australia continental hace unos 3000 años y en la actualidad solo se encuentra, en estado natural, únicamente en dos islas: Tasmania y la cercana isla de Robbins que se conecta con su vecina durante las mareas bajas.

Los registros y restos arqueológicos nos indican que hubo un tiempo en que el demonio era muy abundante en Australia pero su población comenzó a reducirse, probablemente asediada y cazada por los dingos (una especie de perro salvaje australiano), hasta que terminó desvaneciéndose hace ya más de tres milenios. En los últimos años diferentes asociaciones e instituciones han intentado que el demonio de Tasmania regrese a la Australia continental, pero ningún proyecto se ha saldado con éxito, al menos hasta ahora.

Una de las primeras crías nacidas en el santuario de Aussie Ark | Imagen Aussie Ark
Una de las primeras crías nacidas en el santuario de Aussie Ark | Imagen Aussie Ark

La asociación Aussie Ark, junto con una plataforma de diferentes grupos conservacionistas, ha estado trabajando durante la última década en su proyecto de santuario donde recuperar algunas de las especies más amenazadas de Australia. Más de 400 hectáreas, valladas y cuidadas para proteger a los animales de diferentes peligros como plagas, malezas nocivas o coches, y que representan un hábitat provisional antes de su liberación definitiva a la naturaleza.

El año pasado trasladaron allí 26 demonios de Tasmania adultos y esperaron a ver si, con suerte, se reproducían. “Estábamos muy angustiados y ansiosos, una vez que los demonios fueron liberados ahora todo dependía de ellos” explicaba el presidente de la Asociación, Tim Faulkner. Era un momento importante y los responsables describen este proyecto como “histórico”, similar al regreso exitoso de los lobos al Parque Nacional Yellowstone en los Estados Unidos en la década de 1990.

Hasta este momento no hubo interacción con los demonios de Tasmania, los conservacionistas se limitaron a observar desde lejos, hasta el momento de intervenir y confirmar el nacimiento de las primeras crías nacidas en tierra firme australiana. Los biólogos inspeccionaron las bolsas de las hembras (recordemos que el demonio es un marsupial) y encontraron un total de siete bebés en perfectas condiciones y con buena salud.

Que se pueda recuperar un animal tan particular y esquivo como el demonio de Tasmania “no es solo una buena noticia para esta especie, sino para muchas otras especies en peligro de extinción que pueden salvarse si recuperamos Australia, el país con la peor tasa de extinción de mamíferos del mundo”. Otras muchas especies autóctonas, mucho menos populares pero también en grave peligro de extinción, como quolls, bandicoots o wallabies, podrían beneficiarse de este proyecto en un futuro cercano.

Más historias sobre animales amenazados en Yahoo:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.