"Democracia, el mejor instrumento contras las élites en el poder"

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 23 (EL UNIVERSAL).- "La democracia tomada en serio es el mejor instrumento que hemos inventado para poner freno a las élites que están enquistadas en el poder. Quemar contenedores de basura, como ha ocurrido en los últimos días en España, no sirve para nada, lo que sirve es tomarse la democracia en serio, y leer a Cervantes, eso también sirve", aseguró hoy el escritor español Javier Cercas al hablar de su novela "Independencia" (Tusquets, 2021), un "furioso alegato contra la tiranía de los dueños del dinero y los amos del mundo".

El autor de otras novelas como "Soldados de Salamina", "El impostor" y "El monarca de las sombras" habló de esta novela que es la segunda entrega de un "círculo de novelas" que comenzó con "Terra Alta" (ganadora del Premio Planeta 2019) y que tiene como ejes la búsqueda de la verdad y la justicia que tiene como contexto histórico la "atmósfera prebélica" de la crisis independentista de Cataluña que se desató en 2019.

"La élite (económica y política) catalana no es diferente de esas otras élites enquistadas en el poder que ustedes conocen muy bien y que nosotros conocemos muy bien y que todos conocemos muy bien, cuyo cinismo, cuya brutalidad son indescriptibles", dijo el narrador nacido en Cáceres en 1962, en conferencia virtual de prensa, sobre "Independencia", que agregó "es una novela furiosa".

La nueva novela del narrador que tiene como protagonista al policía Melchor Marín, el mismo protagonista de "Terra Alta" y que será el protagonista de toda esta saga que incluirá al menos cuatro historias, tiene como contexto lo que ocurrió en Cataluña a partir de 2012, cuando en medio de la crisis monumental que había en toda Europa, las elites político y económicas de Cataluña llamaron a la independencia. "Para salir de esa crisis de la mejor manera posible, las elites intentaron y consiguieron presionar al gobierno central sacando a la gente a la calle o contribuyendo decisivamente a sacar a la gente a la calle, ¿y cómo sacaron a la gente a la calle o contribuyeron a sacarla a la calle? Por un lado usando la furia y la indignación de la gente, justificada, porque la gente la estaba pasando mal, y por otro lado ofreciéndole a cambio lo que alguien ha llamado una utopía disponible de 'vamos a crear un sitio maravilloso que se llamará Cataluña independiente donde todos seremos ricos, guapos, rubios y además nos liberaremos de estos pesados españoles que nos roban y nos oprimen", dijo el narrador. "Y la gente se lo creyó", agregó Javier Cercas; pero el problema que es que ahora esas élites, dijo, ya no quieren que la gente siga; están muy asustadas, quieren que vuelva la gente a casa, "pero eso ya no es posible, porque sacar a la gente de su casa es muy fácil si tienes los medios adecuados, pero devolverla a casa es muy complicado; y en esas estamos ahora. Dicho de otra manera esta novela contiene un retrato muy duro y muy realista de la élite económica catalana".

El novelista aseguró que el corazón de esa serie de novelas es la búsqueda de la verdad y de la justicia, porque están unidas. "La búsqueda de la verdad es el eje de toda novela, no sólo de toda novela policial, porque como Borges decía: 'todas las novelas son novelas policiales' y tenía razón por supuesto, como siempre, las buenas novelas son novelas policiales en el sentido de que en todas hay un enigma y alguien que intenta descifrar el enigma, esa búsqueda de la verdad es consustancial de la novela y la justicia va unida a esa búsqueda de la verdad".

El también autor de "La velocidad de la luz" y "Anatomía de un instante" comentó que la asombra de la justicia es la venganza, y por ello la pregunta central de esta novela y de todo el ciclo narrativo que podría llamarse "Terra Alta", esa "novela de novelas", es ¿debe llegar la venganza cuando la justicia no nos hace justicia o no puede hacernos justicia?

"En la vida cotidiana, en la vida real todos diríamos: 'no, claro que no, la venganza nunca es legítima', pero las novelas no funcionan así, en las novelas la cosa está mucho más complicada; la literatura nos obliga a cuestionar nuestras certezas más arraigadas" y a empatizar con seres abominables, "somos capaces de empatizar con monstruos como Ricardo III, con Raskólnikov que es un asesino, o con Michael Corleone que ha sido capaz de matar a su hermano".