Agresión demencial en el Mundial de Karting: un piloto le arrojó el paragolpes a un rival en plena carrera

LA NACION
·1  min de lectura


El piloto italiano Luca Corberi es el gran protagonista del fin de semana, en lo que a actitudes antideportivas se refiere. En el marco del circuito de South Garda de Lonato, del Mundial de Karting, el piloto le arrojó un paragolpes a su colega Paolo Ippolito.

Corberi, cuyo padre es el mismísimo dueño del lugar de los acontecimientos, había iniciado la carrera en el puesto número 12, y aunque tuvo un buen inicio de carrera, cayó hasta la 15° posición. Sin embargo, un desafortunado toque con Ippolito lo dejó fuera de competencia.

Disconforme con lo sucedido, el automovilista decidió tomar justicia por mano propia: localizó a su objetivo y le lanzó el paragolpes de su vehículo, aunque, afortunadamente, sin éxito. Pero lo peor estaría por venir. Una vez finalizada la carrera, el italiano fue a buscar a boxes a su rival y la emprendieron a golpes.

La Federación Internacional de Automovilismo todavía no se pronunció sobre una posible sanción al piloto italiano, pero se espera la aplicación de una pena severa. El bicampeón de la Fórmula E, el francés Jean-Eric Vergne, expresó su opinión sobre lo sucedido y fue contundente: "No tengo palabras por su comportamiento".

Por otra parte, la carrera la ganó el francés Jeremy Iglesias, quien completó una brillante actuación, escoltado por los holandeses Marijn Kremers y Bas Lammers, para dar cierre a la sexta fecha del campeonato de la categoría KZ de la especialidad.