Demandan a policía de NYC por “trato rudo” a manifestantes

MICHAEL R. SISAK
·2  min de lectura
Fotografía de archivo del 31 de mayo de 2020 de manifestantes frente a una valla de policías de la ciudad de Nueva York en el distrito de Brooklyn. (AP Foto/Kevin Hagen, Archivo)

NUEVA YORK (AP) — La fiscal estatal de Nueva York demandó el jueves la policía de la ciudad de Nueva York acusándola de usar fuerza excesiva al reprimir las protestas contra la injusticia racial la primavera pasada.

La fiscal fiscal estatal Letitia James dijo que ese trato es parte de un patrón de abuso de larga data que ha sido causado por capacitación, supervisión y disciplina inadecuadas.

La demanda incluye decenas de ejemplos de supuestas faltas de conducta durante las manifestaciones realizadas en la primavera por la muerte de George Floyd en manos de la policía. Entre esas faltas mencionó el uso de gas irritante y porras contra los manifestantes, acorralar a los manifestantes durante tiempo prolongado para agotarlos y arrestar a médicos y observadores legales.

“Encontramos un patrón de prácticas profundamente preocupantes e ilegales que el NYPD utilizó en respuesta a estas protestas en gran parte pacíficas”, dijo James en una conferencia de prensa en la que anunció la demanda.

James, quien es demócrata, recibió del gobernador Andrew Cuomo el encargo de investigar si los policías de la ciudad de Nueva York abusaron de la fuerza para sofocar los disturbios y hacer cumplir el toque de queda nocturno ordenado por el alcalde Bill de Blasio. La fiscal emitió un informe preliminar en julio que citaba una “clara ruptura de confianza entre la policía y la ciudadanía”.

La fiscal está promoviendo reformas que incluyen el nombramiento de un monitor que supervise las tácticas policiales de la policía de la metrópoli en futuras protestas y una orden judicial que declare que las políticas y prácticas que utilizó el departamento durante las protestas fueron ilegales.

La policía de Nueva York no comentó la querella de momento.

La demanda de James es la segunda acción legal importante que se deriva del manejo de las protestas por parte de la policía de Nueva York.

En octubre, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York y la Legal Aid Society (Sociedad de Ayuda Legal) demandaron a la ciudad en nombre de los manifestantes que dicen que la policía los agredió y que abusó de su poder.