Demandan a condado californiano por la muerte involuntaria de Naya Rivera

Agencia EFE
·2  min de lectura

Los Ángeles, 19 nov (EFE News).- El exesposo de la actriz Naya Rivera presentó una demanda contra el condado de Ventura (California) por homicidio involuntario argumentando que no había señales que advirtieran de las peligrosas condiciones en el lago donde se ahogó y que el bote que la artista alquiló carecía del equipo de seguridad adecuado.

Ryan Dorsey, presentó la querella judicial este lunes en el Tribunal Superior del condado de Ventura, en nombre de su pequeño hijo, Josey Hollis Dorsey, que estaba junto a la actriz en el lago cuando la latina se ahogó.

La demanda civil nombra al condado de Ventura y al Distrito de Administración de Agua del área, que regula el Lago Piru, donde la artista perdió la vida el pasado 8 de julio.

La actriz, de 33 años, alquiló un bote de recreo con su hijo de 4 años a primera hora de la tarde pero, cuando ninguno de los dos regresó, un segundo barco localizó al menor solo y dormido sobre la embarcación con un chaleco salvavidas.

Según un informe de investigación del condado de Ventura, la actriz de la serie “Glee” saltó junto con su hijo a nadar, pero Rivera se ahogó después de dar un último impulso para ayudar a su hijo a subir al bote.

Los documentos judiciales revelan que, cuando la madre y el hijo nadaban, el bote comenzó a alejarse, "probablemente por la corriente y el viento" en una jornada que tuvo ráfagas de hasta 21 millas por hora ese día.

La actriz gritó 'ayuda' varias veces y “Josey buscó en vano una cuerda para ayudar a su madre a volver al barco. Luego, Josey miró hacia el agua en busca de su madre y vio que Naya había desaparecido”, alega la demanda.

El cuerpo de la actriz solo fue recuperado hasta después de cinco días de búsqueda.

Las cámaras de seguridad del Lago Piru, una reserva de 500 hectáreas, grabaron el momento en el que madre e hijo salieron a navegar en la embarcación, algo que la madre había hecho con anterioridad, según la Policía.

La demanda sostuvo que la administración del Lago Piru no advirtió al público sobre sus peligros.

A pesar de la gran extensión del área recreativa del lago Piru "no hay un solo letrero de advertencia de las fuertes corrientes del lago, baja visibilidad, vientos fuertes, profundidades cambiantes del agua, cuevas submarinas, salientes y desniveles, o los árboles, matorrales y otros escombros que congestionan sus aguas”, afirma el documento judicial.

(c) Agencia EFE