Demanda de $250 millones podría dejar a la familia Trump sin derecho a gestionar negocios en Nueva York

·2  min de lectura

Donald Trump y su empresa familiar se encuentran en grave peligro legal y financiero, luego de que la fiscal general de Nueva York, Letitia James, presentara una demanda civil de US$250 millones el miércoles acusando a la Trump Organization de mentir constantemente sobre el valor de sus activos a prestamistas y aseguradoras para obtener beneficios financieros.

Al hablar desde su oficina en la ciudad de Nueva York el 21 de septiembre, Letitia James declaró que el expresidente, dos veces ya enjuiciado, “nos engañó a todos” al inflar su patrimonio neto “para enriquecerse de forma injusta y engañar al sistema”.

La demanda, resultado de una investigación que comenzó en 2018, acusa al expresidente, a sus tres hijos mayores y a la Trump Organization de infringir las leyes estatales y sugiere que la conducta descubierta también infringe las leyes federales.

Si James tiene éxito, la demanda podría acabar con el imperio empresarial de Trump en Nueva York y más allá.

La demanda busca recuperar US$250 millones en ingresos estatales perdidos y multas.

La fiscal general también busca designar un supervisor independiente para inspeccionar las finanzas de Trump Organization, además de expulsar a los Trump de sus puestos en la organización.

Pero eso no es todo. La fiscal general también pide que se prohíba a Trump y a sus hijos Donald Trump Jr., Ivanka Trump y Eric Trump servir como funcionarios o directores en una empresa de Nueva York, lo que los expulsaría del estado.

La demanda también solicita impedir que Trump Organization compre bienes inmuebles en Nueva York durante los próximos cinco años, aunque recurra a maniobras legales para reconstituirse como una nueva entidad.

Quizás las sanciones más sustanciosas podrían provenir de las denuncias de terceros.

James, que no tiene la autoridad para presentar un caso penal contra la familia Trump, remitió sus hallazgos al Servicio de Impuestos Internos, la oficina del fiscal federal para el Distrito Sur de Nueva York y los fiscales estatales.

La oficina del fiscal federal comunicó el lunes que estaba al tanto de la referencia y no haría más comentarios.

Mientras tanto, el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, cuya oficina presentaría cargos estatales contra Donald Trump en virtud de la referencia, dijo al New York Times: “Nuestra investigación penal sobre el expresidente Donald J. Trump, Trump Organization y su liderazgo está activa y en curso”.

En un comunicado, la Trump Organization dijo que la demanda de la fiscal general de Nueva York tenía motivaciones políticas y era un “abuso de poder abominable, desperdicio de recursos valiosos y decenas de millones de dólares de los contribuyentes”.

La abogada de Trump, Alina Habba, alegó al Times que las afirmaciones de la demanda “no tienen mérito”.