El control de la Cámara de Representantes de EEUU depende de varias contiendas ajustadas

Imagen de archivo de un funcionario computando votos en el Departamento Electoral del Condado de Clark en Las Vegas, Nevada, EEUU.

WASHINGTON, 13 nov (Reuters) -Los demócratas mantuvieron el control del Senado de Estados Unidos, dando una importante victoria al presidente Joe Biden y extinguiendo las esperanzas de la "ola roja" que los republicanos esperaban antes de las elecciones de mitad de periodo.

Biden -que se enfrentaba a bajos índices de aprobación antes de los comicios del martes, en parte debido a la frustración pública por la inflación- dijo que el resultado le hacía estar expectante ante el resto de su mandato.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, lo describió como una "victoria y reivindicación" para los demócratas y su programa. Asimismo, acusó al Partido Republicano de avivar el miedo y la división durante la campaña.

Los republicanos, sin embargo, seguían cerca de hacerse con el control de la Cámara de Representantes, mientras los funcionarios siguen contando votos. Podrían pasar varios días antes de que se conozca el resultado de suficientes elecciones para determinar qué partido controla esta cámara, de 435 escaños.

Los resultados de varias elecciones, incluidas las de California, de tendencia progresista, seguían llegando. A última hora del sábado, los republicanos habían ganado 211 escaños de los 218 necesarios para la mayoría, por delante de los demócratas, con 205.

"El pueblo estadounidense rechazó la dirección antidemocrática, autoritaria, desagradable y divisiva que los republicanos de MAGA (extremistas) querían llevar a nuestro país", dijo Schumer después de que la reelección de la senadora Catherine Cortez Masto en Nevada sellara el control de la cámara para los demócratas de Biden.

Los demócratas controlarían el Senado, como lo han hecho en los últimos dos años, con 50 de sus 100 escaños, ya que la vicepresidenta Kamala Harris tiene un voto de desempate.

Si el senador demócrata Raphael Warnock ganara la segunda vuelta electoral del 6 de diciembre en Georgia contra el republicano Herschel Walker, la mayoría de 51 a 49 daría a los demócratas una ventaja adicional para aprobar los pocos proyectos de ley que pueden avanzar con una mayoría simple, en lugar de los 60 necesarios para la mayoría de la legislación.

"Ahora nos centramos en Georgia. Nos sentimos bien en el punto en el que estamos", dijo Biden el domingo en Camboya antes de una cumbre de Asia Oriental.

El expresidente Donald Trump ha estado todo el año sobrevolando las elecciones de mitad de mandato de 2022, y ha aprovechado su continua popularidad entre los conservadores de la derecha dura para influir en los candidatos que el Partido Republicano ha designado para el Congreso, los gobernadores y las elecciones locales.

Ante los mediocres resultados de los republicanos -incluso si ganan una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes-, se culpó a Trump de impulsar a candidatos que no fueron capaces de atraer a un electorado lo suficientemente amplio.

Una derrota republicana en Georgia podría mermar aún más la popularidad de Trump, que, según sus asesores, se plantea anunciar esta semana una tercera candidatura a la presidencia en 2024.

El resultado podría aumentar las posibilidades de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que derrotó a su contrincante demócrata el martes, opte por desafiar a Trump por la nominación presidencial de 2024.

(Escrito por Rami Ayyub; editado en español por Carlos Serrano y Flora Gómez)