Los demócratas en Florida no se dan cuenta de que la selección de escuela es un tema ganador | Opinión

·4  min de lectura

Un sistema educativo único no funciona para todos los niños, y los padres aprecian tener opciones educativas. Alguien debería recordárselo a los candidatos Charlie Crist y Karla Hernández-Mats.

Durante dos décadas, la Florida ha liderado la nación en opciones educativas para los estudiantes y las familias. El estado ha trabajado para asegurarse de que el financiamiento siga a los estudiantes de la Florida, no a las instituciones. Y ha reforzado las políticas para apoyar las capacidades únicas de los niños.

Como resultado, los estudiantes del Estado del Sol obtienen actualmente mejores resultados académicos que sus homólogos de todo el país. La tasa de graduación de la preparatoria apenas superaba el 50% antes del cambio de siglo y ahora alcanza el 90%. El fomento de los derechos de los padres y a la selección de escuela se tradujo en avances académicos y convirtió a la Florida en un líder en educación, que ahora ocupa el tercer lugar en la nación.

Esto ha exigido una acción audaz por parte de los legisladores y funcionarios públicos. Desde que asumió el cargo, el gobernador Ron DeSantis y sus socios en la Legislatura, incluido el comisionado de Educación Manny Díaz Jr., se pusieron a trabajar para proteger y hacer crecer el sistema de selección de escuelas de la Florida. Sus esfuerzos se han visto reforzados por la demanda de los padres cansados del statu quo, y quienes apoyan la expansión de la selección escolar.

Para que el estado sea globalmente competitivo y económicamente viable, el gobernador sabe que más opciones, no menos, ayudarán a los estudiantes a prosperar y desarrollarse en una fuerza laboral cada vez más amplia y altamente calificada. DeSantis ha firmado leyes que amplían las opciones educativas para las familias de bajos ingresos y los estudiantes con habilidades únicas, al tiempo que da prioridad a los hijos de militares, y a los niños de acogida y adoptados.

El 8 de noviembre, los electores deben saber que dar poder a los líderes equivocados puede ser perjudicial para las generaciones futuras.

Crist, el ex gobernador y antes partidario de la selección escolar, escogió a Karla Hernández-Mats, presidenta del sindicato de maestros de Miami-Dade y funcionaria del sindicato estatal Florida Education Association (FEA), como su compañera de fórmula en la contienda por la gobernación. En 2013, la FEA demandó sin éxito el cierre del programa de becas de crédito fiscal de la Florida y el desalojo de 80,000 niños de bajos ingresos, en su mayoría de minorías, de las escuelas que habían seleccionado.

¿Qué mensaje cree Crist que envía esta medida a la mayoría de los padres de la Florida que quieren libertad educativa, incluidos los padres de su propio partido?

Noticia: la Florida tiene la tercera población estudiantil latina y de estudiantes de inglés más grande de Estados Unidos, y Hernández-Mats es hija de inmigrantes y estadounidense de primera generación. Habla de cómo su padre le enseñó la importancia de defender sus derechos desde el principio. Sin embargo, está firmemente en contra de los derechos de los padres a dar a sus hijos acceso a una educación a medida y al sueño americano. La propia Hernández-Mats ha dicho que tanto las escuelas chárters como las privadas “no deberían financiarse con el dinero de los impuestos públicos”.

El historial de Hernández-Mats también contiene comentarios en los que equipara a los padres preocupados con “asesinos en serie” y aboga por el cierre prolongado de las escuelas que afectó desproporcionadamente a los estudiantes latinos de bajos ingresos durante la pandemia.

En elecciones pasadas, muchos de los 180,000 estudiantes y familias desfavorecidas que participan en los programas de selección de escuela de la Florida prestaron atención a las figuras políticas que defendían la educación, y probablemente lo harán de nuevo. Crist y Hernández-Mats deberían ver que las falsas promesas y una agenda contra los padres les costarán votos.

Hernández-Mats debería reconsiderar su oposición a la selección de escuelas. Su traición a las familias latinas y de bajos ingresos de color no es una buena imagen, especialmente en un estado donde los números, desde la demanda de los padres a los resultados académicos, no mienten.

La candidatura Crist/Hernández-Mats debería darse cuenta de que no se trata de política, sino de niños y familias. Como ha sucedido antes, la selección de escuela tendrá repercusión sobre el vencedor en esta temporada electoral.

Valeria Gurr es directora de asuntos externos de la American Federation for Children.

Gurr
Gurr