Demócratas a la defensiva ante avance de los republicanos en Nueva York

Pocos esperaban que Nueva York fuera un campo de batalla para las elecciones de mitad de mandato del martes en Estados Unidos, pero en este bastión demócrata un partidario del republicano Donald Trump gana terreno y otras contiendas clave se han vuelto más reñidas.

Factores que van desde la inflación hasta las percepciones de seguridad pública han fomentado competitivas peleas para escaños en la Cámara de Representantes en un estado que los demócratas daban por ganado, y donde la alta participación de la ciudad de Nueva York será crucial para evitar una gran sorpresa en la muy reñida carrera para gobernador.

La demócrata Kathy Hochul, la vicegobernadora que en agosto de 2021 sucedió a Andrew Cuomo tras su dimisión acusado de agresiones sexuales, gozó de una cómoda ventaja hacia mitad del año, cuando dio a entender que su rival republicano, el congresista Lee Zeldin, revertiría el derecho al aborto después de la decisión de la Corte Suprema de revocar esa garantía a nivel federal.

Pero en octubre, las encuestas mostraron un significativo avance de Zeldin, quien votó a favor de objetar la certificación de la victoria presidencial de Joe Biden, así como para restringir el acceso al aborto y limitar el control de armas.

"Creo que esta es la oportunidad más realista para que un republicano gane un cargo estatal en Nueva York" desde que el último gobernador del partido, George Pataki, ganó hace dos décadas, dijo Jay DeDapper, de la firma de opinión pública Marist Polls.

El fin de semana, los demócratas llevaron a sus principales figuras, incluido el presidente Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y los Clinton, a hacer campaña junto a Hochul, de 64 años y primera mujer en convertirse en gobernadora de Nueva York.

En un mitin de Hochul, Biden definió la carrera electoral en el estado como una de muchas que determinarán el destino de la democracia estadounidense. "Es una elección entre dos visiones fundamentalmente diferentes de Estados Unidos", dijo el presidente.

- Golpe al bolsillo -

En el partido de Biden temen que el estado de Nueva York pueda estar escapando de su control.

"Claramente no quieren que los republicanos puedan ir por el país diciendo 'Ganamos en Nueva York'", dijo DeDapper. "Ese es un mensaje terrible para los demócratas".

Mona Kleinberg, politóloga de Queens College, dijo que el crecimiento de Zeldin se debió a mensajes duros contra la delincuencia que "realmente resonaron entre los neoyorquinos", quienes por otra parte resienten la situación económica.

"La política nacional realmente se ha infiltrado en la política local", sostuvo Kleinberg. "La gente no solo está votando por Lee Zeldin y Kathy Hochul, realmente está votando por hacia dónde quiere que vaya Washington".

Effie Cassar, una mujer de 48 años que dirige una empresa de transporte en Long Island, votó dos veces por el demócrata Barack Obama, pero luego optó por Trump.

"Todos con los que hablo quieren votar por los republicanos esta vez", dijo a la AFP. "Cuando te golpean fuerte en el bolsillo, tiendes a buscar un cambio".

- "Vacío de entusiasmo" -

Zeldin, de 42 años, no era muy conocido antes de su victoria en las primarias para gobernador. Pero está muy bien financiado: el multimillonario Ronald Lauder ha dado más de 11 millones de dólares para apoyar la candidatura de Zeldin, incluyendo avisos para atacar a Hochul.

Los demócratas están ahora a la defensiva en el estado de Nueva York, donde hay nueve escaños a la Cámara de Representantes en liza, que podrían ser fundamentales para la inclinación política del Congreso.

Es un giro sorprendente en un estado donde están registrados como demócratas el doble de residentes que los que están como republicanos.

Kleinberg habló de un "vacío de entusiasmo" entre los demócratas, cuya participación potencialmente apática podría perjudicar a Hochul, especialmente en los bastiones de tendencia izquierdista como el Bronx y Brooklyn.

Además del apoyo de la ciudad de Nueva York, Hochul, una demócrata conservadora del norte del estado, una zona más favorable a los republicanos, necesitará al menos algo de respaldo suburbano.

Jay Gingrich, del condado de Westchester, justo al norte de la ciudad de Nueva York, dijo a la AFP que confía en que Hochul gane si los demócratas logran una amplia participación.

¿Y si mucha gente se queda en casa, Zeldin podría ganar? "No lo descarto", dijo este neurólogo de 62 años.

mdo-nr/tjj/ad/ll