Los delincuentes explotan la crisis de la pandemia

SAMUEL PETREQUIN

BRUSELAS (AP) — Individuos y organizaciones delictivas aprovecharon inmediatamente la pandemia de coronavirus para encontrar nuevas formas de ganar dinero ilícitamente, advirtió el jueves la agencia policial de la Unión Europea, que reportó un alza en la falsificación y los ciberdelitos.

En un informe que examina cómo la pandemia cambiará la forma de la delincuencia organizada en el continente, Europol dice que gran parte de los delitos relacionados con el virus reflejan la flexibilidad de las organizaciones ilícitas, una tendencia que se había observado ya en crisis financieras previas.

Esta vez, sin embargo, el impacto se hizo evidente mucho más rápidamente, con un marcado incremento en los ciberdelitos en la primera semana de la diseminación del virus.

“Ataques nuevos y adaptados aparecieron casi desde el inicio de la crisis y han estado entre las formas más visibles de la delincuencia”, dijo Europol. “En parte, eso de debe a nuestra dependencia en soluciones digitales y en internet durante el encierro para trabajar remotamente y mantener contacto con colegas, familiares y amigos”.

Tras un alza inicial en los ciberdelitos, la agencia dijo que notó un decrecimiento hacia el final de abril.

Los ataques cibernéticos iniciales fueron muy simples, pero Europol apuntó que los delincuentes crearon esquemas más complejos cuando la pandemia llegó a Europa. Las organizaciones han cambiado además la forma en que operan.

“Por ejemplo, los ciberdelincuentes acortaron el período entre la infección inicial con ransomware y la activación del ataque con ese software de extorsión, sin esperar un momento ideal para lanzar el ataque, sino tratando lo más pronto posible para maximizar ganancias”, dijo la agencia.

Aunque el impacto del COVID-19 en el nivel de amenaza terrorista a la Unión Europea ha sido limitado hasta ahora, Europol dijo que le preocupa el incremento de la pornografía infantil en internet y “las conversaciones de potenciales infractores sobre el incremento de accesibilidad y vulnerabilidad de niños en internet debido al aislamiento, menos supervisión y más exposición en internet”.

Otra tendencia palpable ha sido la multiplicación de estafas que promueven equipo de prueba y tratamientos para el coronavirus, que ha matado a más de 200.000 personas en el mundo, dijo la agencia. Europol notó además un auge en el comercio de medicamentos y productos de salud falsificados, como mascarillas, antivirales y gelatinas desinfectantes, en vista de que las organizaciones delictivas se aprovechan de la escasez de productos genuinos.

“Todos los días aparecen nuevas variaciones de esas estafas relacionadas con COVID-19. Sin embargo, se espera que una vez amaine la pandemia, el número de esos tipos de estafas disminuirá con el tiempo”, dijo Europol.

A largo plazo, la agencia espera un retorno a los niveles previos de delincuencia a medida en que se alivien progresivamente las medidas de confinamiento social.

“Sin embargo, es casi seguro que la pandemia ha creado nuevas oportunidades para actividades delictivas que serán explotadas más allá de la crisis actual”, dijo. “La delincuencia organizada es muy adaptable y ha demostrado su capacidad de extraer ganancias duraderas de crisis, como al final de la guerra fría o la crisis económica global de 2007 y 2008”.