Dejen de aplaudir, fanáticos de Spider-Man; están arruinando el cine

·5  min de lectura
 (Marvel Studios / Sony Pictures)
(Marvel Studios / Sony Pictures)

Puede resultar difícil entender el ambiente de la sala cuando vas al cine. A menos que la gente comience a salir en protesta, el auditorio del cine a veces tiene toda la discreción de una cabina de votación, y no se descubre cuál será el próximo gobierno hasta que los créditos comienzan a rodar. Recuerdo haber ido a una vista previa de Moonlight en un multiplex suburbano y quedé impresionado; solo cuando se encendieron las luces, toda la gente a mi alrededor empezó a decir cuánto la odiaba. (¡Idiotas!) Por supuesto, a veces hay cosas que se sienten como un regalo. Gritos de estudiantes ante un susto. Silencios absortos y sepulcrales durante un momento de conciso drama. En el caso de Spider-Man: No Way Home, el indicio era un poco más obvio: cada diez minutos más o menos, la audiencia estallaba en aplausos.

Es una tendencia que se ha arraigado cada vez más en los éxitos de taquilla de la franquicia moderna, una que es bastante frecuente entre las audiencias de Marvel. Cuando se lanzó Avengers: Endgame, los videos de multitudes que gritaban y vitoreaban cuando el Capitán América levantó el martillo de Thor se volvieron virales. Vitoreaban como si acabara de anotar al ganador en la final de la Copa FA. En Spider-Man, el público aplaudió cuando aparecieron ciertos personajes. Aplaudieron cuando se tomaron ciertas poses. Cuando se hicieron ciertas bromas, incluso si no eran lo bastante divertidas como para provocar muchas risas reales. Todo fue un circo de celebración ávida y dócil. Ahora, lejos de querer arruinar las cosas para los demás... ¿quién diablos quiere tanta banalidad en un cine de todos modos?

Al parecer, un cine lleno de gente que grita y aplaude es justo de lo que se trata ir al cine. Después de todo, es la experiencia comunitaria la que se convierte en uno de los únicos puntos de venta del cine, a medida que los televisores de pantalla grande y los éxitos de taquilla directos a streaming se alejan del resto. Por supuesto, en el mejor de los casos, ir al cine es una experiencia colectiva maravillosa. Momentos repentinos e impactantes como el final de The Sixth Sense o la muerte de Brad Pitt en Burn After Reading se reciben con suspiros viscerales. Las cuerdas arrolladoras en el clímax de No Time to Die se resaltaron, para muchos, con los silenciosos sollozos de las personas que los rodeaban. No se puede subestimar el poder de una experiencia de visualización comunitaria: las mejores películas te hacen sentir como si tú y tus compañeros de cine hubieran pasado por algo juntos. Las películas de horror y las comedias suelen ser muy fructíferas en este sentido, con risas y gritos en masa. Pero eso no es lo que sucede en películas como Spider-Man: No Way Home.

Aplaudir un guiño petulante a otra entrada de la franquicia no es una reacción natural, espontánea o incluso humana: es una actuación. A menudo es solo una forma de decir Entendí la referencia. Una cosa es que una audiencia se ponga ruidosa en los días de las películas serie B de borracheras nocturnas, o incluso por cosas pop cursis como Mamma Mia! o Bohemian Rhapsody (las cuales comparten un poco más de ADN con los musicales de rocola del West End, donde los aplausos recurrentes no solo se esperan sino que se alientan). Es otra cosa por completo diferente cuando estás sobrio y consumes el entretenimiento corporativo más convencional de la Tierra, algo que es tratado con una seriedad mortal por millones de sus fanáticos. No es como si Tom Holland o Zendaya estuvieran tras bastidores, con los oídos atentos al sonido de la adoración. Este aplauso es solo un homenaje a una marca. ¿No es para eso el precio de la entrada? Eso no es necesariamente un examen de las películas de Marvel en sí mismas. La forma en que son capaces de saquear el apetito de una audiencia masiva por la continuidad y las burlas referenciales es, en cierto nivel, ingeniosa. Marvel juega con su público como si fueran muñecos, y todos están muy felices de comenzar a bailar.

Es más, aplaudir a lo largo de una película es perjudicial para la capacidad de concentrarse, de ser atrapado y, por lo tanto, disfrutar la película en sí. Hubo un punto en la cuarta temporada de Seinfeld, cuando el personaje de Kramer se hizo tan popular que la audiencia del estudio aplaudía y gritaba de aprecio cada vez que aparecía en un episodio (un hábito que también apareció en varias comedias de situación menores, algo que se remonta a Fonzie de Happy Days). El actor lo odiaba, los creadores lo odiaban y es muy molesto verlo como un espectador en casa; al final se prohibió en el set porque alteraba el ritmo del diálogo de la escena. Ahora, cuando se trata de Spider-Man, no hay una persona real que altere el ritmo, pero corres el riesgo de perderte la siguiente línea de diálogo.

Cineastas de autor como Martin Scorsese provocaron la ira de los fans de Marvel al comparar las películas con montañas rusas y cuestionar su valor como arte. ¿Pero no es una ronda de vítores entusiastas algo más apropiado para las montañas rusas de Thorpe Park que para La Grande Illusion ? No es posible tener las dos cosas. Por supuesto, las audiencias cinematográficas más “intelectuales” de manera clásica tienen sus propias debilidades; ¿Hay algo más nauseabundo que la idea de una ovación de pie de 20 minutos para una proyección en el Festival de Cine de Cannes? Esto no es menos performativo que vitorear a Spider-Man, y agrega un destello de elitismo algo desagradable.

Quizás solo soy un cascarrabias. Debería dejar que la gente disfrute de las cosas. Pero ese es el problema de los aplaudidores, con sus insistentes demostraciones de aprecio en voz alta. Rara vez suena a que lo disfrutan.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Spider-Man se ha vuelto un éxito de taquilla.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.