‘Lo dejaron todo atrás’. Cómo las familias afganas encuentran nuevo hogar en Miami

·5  min de lectura
/ Cortesía / Church World Service

Cuando una familia de siete personas procedente de un Afganistán devastado por la guerra llegó al Aeropuerto Internacional de Miami la semana pasada, los voluntarios estaban allí sosteniendo un cartel. Habían venido a ayudar a la familia a empezar una nueva vida en el sur de la Florida.

Al hablar poco inglés y no tener nada más que ropa y pocos objetos personales, se apoyaron en los voluntarios de los Servicios Comunitarios Judíos (JCS) para que les ayudaran a recoger su equipaje y a llegar a un hotel para pasar la noche.

Cuando llegaron, les esperaba comida caliente Halal –alimentos permitidos por la ley islámica– cocinada por el Islamic Center of Greater Miami.

Al día siguiente, los miembros de la familia –que hablan Dari y se comunican a través de un traductor– fueron llevados a su nuevo hogar al noroeste de Miami-Dade.

Allí les esperaba una cocina equipada, sábanas y toallas, artículos de aseo y otras necesidades.

La familia es una de las varias que la JCS acogerá durante las próximas semanas en el sur de la Florida.

La organización religiosa fue aprobada como agencia de reasentamiento en asociación con el grupo de ayuda a los inmigrantes sin fines de lucro HIAS. Su misión: ayudar a los refugiados afganos evacuados tras la retirada de Estados Unidos de aquel país en agosto.

Church World Service también es una agencia aprobada y ya ha ayudado a reasentar a unas 200 personas, según Carlos I. Naranjo, director del programa de reasentamiento de la organización sin fines de lucro.

Hasta el 13 de diciembre, más de 74,000 afganos habían llegado a Estados Unidos a través de la “Operation Allies Welcome” desde agosto, según el Departamento de Estado. Casi 40,000 personas han sido reubicadas desde los “refugios” en las bases militares a comunidades de todo el país.

Miriam Singer, que dirige los Servicios Comunitarios Judíos, dijo que la comunidad planeó durante semanas su llegada. Organizaciones, sinagogas y personas de todo el sur de la Florida se han movilizado para ayudar a los refugiados a comenzar una nueva vida.

“Fue un final muy duro para ellos y hubo muchas personas que ayudaron a nuestro gobierno y que corrían un gran riesgo si se quedaban allí”, dijo Singer, añadiendo que ha visto una gran respuesta. “Somos una comunidad de refugiados en el sur de la Florida y estamos muy inspirados al ver el amplio apoyo de la comunidad”.

La historia judía es la historia de los refugiados

La rabina del Templo Beth Am, Rachel Greengrass, dijo que ayudar a las personas evacuadas es algo personal.

“Es en parte porque la historia del refugiado es una historia con la que los judíos no solo simpatizamos, sino que empatizamos”, dijo durante un reciente debate sobre el tema en la sinagoga de Pinecrest. “Revivimos la historia de nuestra huida de Egipto. No son solo estas historias antiguas las que nos hablan. A lo largo de la historia es un poco deprimente mirar la historia judía, y ver siglo tras siglo la expulsión judía”.

Pero a pesar de la adversidad, dijo que los judíos han sido resistentes y se han adaptado a nuevas lenguas, culturas y formas de hacer las cosas.

La emigración masiva más reciente se produjo tras la Segunda Guerra Mundial.

Greengrass dijo que su abuelo, que era Polaco, tuvo ayuda de HIAS.

“Pudo venir a Estados Unidos y ser acogido por la comunidad judía, que le dio un capital inicial, que le dio la oportunidad de trabajar”, dijo. “Y por eso, en particular, la comunidad judía quiso responder cuando nos enteramos de que estaban llegando refugiados afganos a este país... y van a necesitar una comunidad”.

Volver a empezar

Singer dijo que saben que la mayoría de los clientes llegan a Miami con poco.

“En la mayoría de los casos, han dejado todo atrás”, dijo. Los refugiados necesitarán ayuda para casi todo: transporte, comida, alquiler, escuela.

“Hay una serie de experiencias que la gente tendrá al llegar”, dijo. “Les presentaremos todo”.

Singer ha dispuesto que cada familia tenga un departamento cerca de la otra para que también puedan ayudarse mutuamente. Lleva meses recolectando de todo, incluyendo sábanas, toallas, comida y juguetes.

Naranjo, de Church World Service, dijo que el mayor reto es conseguir una vivienda. “El mercado no es asequible”, dijo.

Agrupando

Cuando Ilene Kossman, feligresa del Templo Beth Am, vio en las noticias la retirada de Estados Unidos de Afganistán en agosto, supo inmediatamente que quería ayudar.

“Les debemos la oportunidad de tener un pasaje seguro a Estados Unidos y ayudarles a reconstruir sus vidas”, dijo Kossman en un reciente debate sobre la ayuda.

Ella, su marido y otra pareja están dirigiendo grupos de asistencia. Otro miembro del Templo Beth Am dirige otros.

La idea es que a los grupos se les asignen familias que les ayuden a desenvolverse en la vida del sur de la Florida.

Cada grupo distribuirá las responsabilidades entre sus miembros. Algunos pueden ser responsables de ayudar a la familia a inscribirse en escuelas y otro puede encargarse de ayudarles a encontrar trabajo.

Instalarse en Miami

El objetivo, según Singer, es que las familias afganas se instalen en Miami, su nuevo hogar.

Aunque el gobierno federal exige que las agencias de reasentamiento proporcionen alojamiento y servicios durante tres meses, Singer dijo que el objetivo es ampliar la oferta a seis.

“El objetivo final es que sean autosuficientes”, dijo Singer. “Sería estupendo que se quedaran aquí y pudiéramos ayudar a fomentar una comunidad afgana en nuestro increíble mundo diverso y multicultural del sur de la Florida”.

Cómo ayudar

Identifica y/o asegura una vivienda de bajo costo o sin costo para el lapso de transición de 90 días.

Formar grupos de voluntarios para ayudar a los refugiados afganos a establecerse en Miami.

Recaudar dinero para artículos domésticos, ropa, artículos de aseo, medicamentos, transporte y servicios de traducción/interpretación.

Se necesitan voluntarios para tareas que incluyen la recolección en el aeropuerto, experiencias de compra y navegación, entrega de alimentos y ofrecer traslados a citas.

Ayuda para amueblar y abastecer el apartamento.

Para más información sobre el voluntariado o la donación de dinero, visita https://jcsfl.org/services/refugee-assistance-program o llama al 305-403-6570.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.