Dejó a sus hijos en casa, salió a emborracharse y acabó detenida

Priscilla Marisol estaba teniendo una noche ‘memorable’ este fin de semana. Estaba borracha en un Applebee’s de Laredo, Texas, comenzó a comer de los platos de otros comensales, se cayó varias veces de su asiento e incluso se subió a bailar en la barra del bar. Los responsables del establecimiento llamaron a la Policía y cuando ésta se personó en el lugar, Priscilla trató de agredirles antes de ser trasladada a la cárcel del condado de Webb.

Priscilla es madre de dos pequeños de 12 años de edad y mientras mostró este comportamiento, sus hijos estaban solos en su casa.

La detenida le dijo a la Policía que su madre estaba al cargo de los menores de edad y cuando fueron a su casa comprobaron que no era cierto. No había ningún adulto a cargo de los niños, quienes, según The Star Telegram, se encontraban en buenas condiciones y durmiendo en camas separadas.

Los hechos ocurrieron a la 1 de la madrugada y una hora más tarde ya estaba detenida. Según la Policía, Priscilla trató de pegar a los agentes y golpeó los cristales de la patrulla mientras mostraba más signos violentos de camino a la prisión.

Ahora se enfrenta a una denuncia por abandono de sus hijos y por intoxicación pública. El Servicio de Protección de Menores abrió una investigación para determinar en qué condiciones vive la familia al igual que realizó hace tan solo una semana. En esta ocasión, una mujer de 40 años de edad, también natural de Laredo, fue acusada de abandono por dejar a sus hijos en la guardería mientras ella estaba bebiendo cerveza en un bar aledaño.