Deiveson dice que me odia, pero estoy agradecido de haber compartido el octágono con él cuatro veces

Brandon Moreno es el primero que no quiere verle más la cara a Deiveson Figueiredo. Después de tres recios combates, este sábado ambos volverán a verse para intercambiar golpes por cuarta ocasión en el evento principal de la UFC 283 con sede en Río de Janeiro.

El mexicano y el brasileño empataron en su primer desafío, Moreno ganó el segundo por sumisión y el “Dios de la Guerra’’’ se impuso en la tercera ronda por decisión, de modo que la cuarta cerrará de una vez y por todas una de las más férreas rivalidades en los deportes de combate.

Ambos se juegan gran parte de su legado pero -al igual que Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez con sus cuatro choques- también quedarán entrelazados para siempre. Moreno, a quien se le conoce como el Bebé Asesino, sabe que Río no tendrá nada de turístico para él.

Pero no ve la hora de patearle la cara a Figueiredo...¿por última vez?

¿Por qué la gente quiere ver una cuarta pelea Moreno vs Figueiredo?

“Al principio, la gente no estaba tan de acuerdo y entiendo por qué. Aquí vamos otra vez, Brandon Moreno vs. Deiveson Figueiredo, para qué la queremos. Se alejaron, pero una vez que anunciaron el combate oficial se sumaron. Hemos dado muy buenos combates. La primera fue un peleón y la mejor del año. En la segunda ganó el desempeño de la noche donde lo sometí. La tercera fue un peleón. Pierdo, pero la gente quedó emocionada. Es parte de la historia para toda la vida’’.

Brandon Moreno (der.) es el primero que no quiere verle más la cara a Deiveson Figueiredo. Después de tres recios combates, este sábado ambos volverán a verse en la UFC 283 con sede en Río de Janeiro.
Brandon Moreno (der.) es el primero que no quiere verle más la cara a Deiveson Figueiredo. Después de tres recios combates, este sábado ambos volverán a verse en la UFC 283 con sede en Río de Janeiro.

¿En lo personal que significa para ti?

“Yo estoy muy contento con todo esto. No te voy a mentir que también quiero finalizar este asunto. Ya no quiero ver a Deiveson Figueiredo. El tipo tiene una cara de pocos amigos que cada vez que lo veo...uh, que flojera. Pero es parte del trabajo, parte de lo que se tiene que hacer, parte de la historia. Estoy listo. Me preparé como nunca, de una manera diferente. Fue un campamento duro, con mucho cerebro, inteligente’’.

Han sido cuatro campamentos, ¿cuán distinto ha sido este de los otros?

“La esencia de esta pelea no va a cambiar, la gente sabe lo que yo soy: un peleador con mucho cardio, que le gusta poner presión, intercambiar golpes, con mucho volumen de golpeo. Deiveson es fuerte, grande para la división, que pega duro con la mano derecha y te puede noquear. Eso no va a cambiar. En la pelea pasada Deiveson vino con muy buena estrategia, tratando de sobrellevar los cinco asaltos, de no envolverse tanto conmigo y llevarse la pelea por decisión. En el tercer asalto me toca y me pone en malas condiciones. Eso no va cambiar’’.

Ahora ambos van con esquinas diferentes, ¿cuánto influirá esto en el choque?

“Deiveson hizo un buen trabajo con Fight Ready. Por alguna razón que desconozco decide regresar a Belem, en Brasil, con su antiguo equipo. No se si él mantenga relación con Henry Cejudo, si mantenga buena comunicación y le han dado ciertas bases para trabajar en Brasil o si se separó por completo. Eso va a ser clave en la pelea, pero no hay manera de saberlo hasta que los dos nos metamos ahí’’.

¿Y en tu caso?

“Todo el mundo sabe que tuve mis tropiezos con lo que pasó con James Krause y los cambios que tuve que hacer. Empecé a trabajar con un coach nuevo de Fortis MMA en Dallas. Al principio nos costó un poquito trabajar juntos. Era la primera vez que lo hacíamos, pero en el cierre de campamento ajustamos muy bien. Me siento muy confiado y alegre con todo lo que hice y nada más va a quedar esperar a ver lo que él pueda traer a la mesa’’.

¿Cómo ves el tema de la localía en Río de Janeiro?

“Eso es parte del reto que es ir a Brasil, enfrente de su gente, con la arena llena y la gente abucheando mi nombre, o a lo mejor no. En noviembre pasado tuvimos un tour de medios y el recibimiento por la gente de Brasil fue increíble. Toda la gente fue tan amable, me trataron de la mejor manera. Por oro lado, no se que tan buen relación tenga Deiveson con el público brasileño, como la tuvieron Anderson Silva, José Aldo. No se si Deiveson tenga esa misma conexión. Mentalmente, me preparé a conciencia para tener todo en contra’’.

¿Cuando pase el tiempo, cómo vas a recordar esta rivalidad?

“Esta rivalidad es el cimiento de las bases de mi legado. Cuando tenga cincuenta o sesenta años y empiece a recordar todo lo que fue mi carrera, la rivalidad será muy importante para mí. Después del primer combate con Deiveson, la gente comienza a saber de Brandon Moreno. La gente no daba un peso por mí. Tomé el combate en corto aviso y la gente decían que me iba a hacer pedazos y cuando vieron la pelea competitiva, y algunos pensaron que pude haber ganado, la gente vio que yo tenía grandes cosas en las MMA’’. .

Al final no se puede hablar de uno sin mencionar al otro.

“Deiveson dice que me odia y dice cosas malas de mí, pero yo estoy muy agradecido de haber compartido el octágono con él en cuatro ocasiones y lo que siga va a ser historia. No tengo nada en contra de Deiveson, al contrario. Hemos hecho historia, hemos hecho dinero, hemos hecho crecer la división de las 125 libras. De mi parte estoy bien con él. De su lado no lo sé. Cuando le gano, él tipo viene, me abraza y me levanta. No lo sé. Cuando la pelea pase creo que va a dejar todo de lado, nos vamos a comportar como profesionales y listo’’.