Deforestación de la selva amazónica se ha acelerado desde que Bolsonaro asumió el cargo, según un informe

Joe Sommerlad
·4  min de lectura
Vista aérea que muestra el humo de un incendio proveniente de la selva amazónica en Oiapoque, estado de Amapa, Brasil (AFP via Getty Images)
Vista aérea que muestra el humo de un incendio proveniente de la selva amazónica en Oiapoque, estado de Amapa, Brasil (AFP via Getty Images)

La deforestación a gran escala de la selva amazónica en Brasil se ha intensificado bajo el liderazgo del líder populista de derecha Jair Bolsonaro, según un nuevo artículo de investigación.

Bolsonaro usó su aparición en la cumbre climática de la Casa Blanca de su homólogo estadounidense Joe Biden la semana pasada para prometer el fin de la tala ilegal en el Amazonas para 2030, culpando de la crisis ambiental global a las naciones desarrolladas a quienes atacó por “quemar fósiles”. combustibles en el transcurso de los dos últimos siglos”.

Pero su administración tampoco logró llegar a un acuerdo con Estados Unidos sobre un acuerdo para salvaguardar las valiosas selvas tropicales del país, a pesar del optimismo de que se podría forjar un acuerdo antes de la reunión de 40 jefes de estado para el Día de la Tierra 2021.

La atención internacional que recayó sobre las intenciones de Bolsonaro hacia el medio ambiente coincidió con la publicación de un nuevo informe condenatorio del ingeniero forestal Ralph Trancoso de la Universidad de Queensland en Australia en la revista académica Environmental Research Letters.

En "Cambiando los patrones de deforestación del Amazonas", Trancoso escribe que, en la década anterior a la elección de Bolsonaro en 2019, la tasa de deforestación anual del Amazonas era de 2,507 millas cuadradas.

Ahora se limpian 4,281 millas cuadradas cada año, informa, citando datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, que ha estado monitoreando la deforestación del Amazonas desde 1971.

Trancoso atribuye el marcado aumento a que los madereros ilegales se sintieron envalentonados para actuar ante la indiferencia del nuevo presidente ante la crisis climática y la conservación.

“Imagínese la tasa de deforestación anual como un pastel que se puede cortar de varias maneras dependiendo de qué tan hambrientos estén los invitados, o en este caso, los madereros. Hoy, el pastel se está cortando en trozos mucho más grandes porque los delincuentes tienen más hambre, impulsados por las políticas ambientales actuales”, dijo Trancoso a Mongabay.

“El tamaño promedio de las áreas deforestadas ha aumentado un 61% bajo la administración de Bolsonaro en comparación con la década anterior [2009-2018] cuando las políticas se implementaron, hasta cierto punto.

“El interés actual es talar muchos árboles”, agregó. “Antes, los deforestadores sabían que podían ser atrapados, pero ahora su postura parece haber cambiado. Ya no tienen miedo de la supervisión o los controles gubernamentales. Al contrario: se sienten impulsados a talar más bosques porque saben que no serán penalizados”.

Trancoso ha trabajado anteriormente para el gobierno brasileño y aboga por políticas como el Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Deforestación en la Amazonía Legal, que redujo la tasa anual de deforestación en un 83% entre 2004 y 2013, antes de ser recortado por el Ministerio de Medio Ambiente del país en 2013 y abandonado por completo por Bolsonaro el año pasado.

Las agencias de protección ambiental de Brasil sufrieron más recortes en 2020 cuando la pandemia de coronavirus se afianzó y se convirtió en una prioridad política.

Pero el ingeniero argumenta que el país tiene la experiencia para restringir el resurgimiento de la tala ilegal y dijo que el punto de partida crucial es identificar si están involucrados agricultores familiares a pequeña escala u organizaciones más grandes.

Leer más: México: UNAM declara extinto el glaciar del volcán Iztaccíhuatl

“Nadie tala 100 hectáreas con una motosierra. Se trata de máquinas gigantes, sin duda”, dijo. “Si conocemos el tipo [de deforestador en acción], es más fácil controlarlo y definir políticas para combatirlo”.

Si bien muchos países vieron una reducción en sus emisiones de gases de efecto invernadero el año pasado cuando sus economías se paralizaron debido a los bloqueos nacionales, las de Brasil en realidad aumentaron en un 20 por ciento debido al aumento de la deforestación y la ganadería, dijo el grupo brasileño de defensa del Observatorio del Clima.

Sobre la devastación causada a la selva amazónica, que juega un papel vital en la regulación del clima global, Trancoso dijo: “Cuanto más grande es el área destruida, más difícil es regenerarla. Los animales ya no viven allí y la reserva de semillas del suelo se agota. La regeneración natural se ve seriamente comprometida".

Trancoso argumentó que la presión económica de la comunidad internacional, como los acuerdos para no comprar exportaciones de carne de res o soja cultivadas en tierras deforestadas, es crucial para garantizar que la administración de Bolsonaro juegue con el medio ambiente.

“Brasil tiene que sentir la presión del lado económico. Solo los problemas ambientales no son suficientes para la administración actual”, dijo.

“Los grandes parches de deforestación son más fáciles de ver en las imágenes de satélite y también facilitan la concentración de fuerzas en el campo para aplicar controles fiscales. Las iniciativas que funcionaron en el pasado deben retomarse”.

Relacionados

Cinco alimentos que podrían desaparecer para siempre gracias al cambio climático

Desinformación sobre cambio climático se adapta a realidad

UE alcanza un acuerdo climático antes de la cumbre de Biden