Defensor venezolano denuncia alerta de Interpol en su contra tras interrogatorio

Venezolanos: defensor del Pueblo Tarek William Saab, asesor presidencial Escalona, presidente Nicolás Maduro, presidente de la Asamblea Nacional Cabello, presidente de la Suprema Corte de Justicia Gutiérrez y presidente del Consejo Nacional Electoral Lucena, 6 de julio de 2015, Caracas. (AFP/Archivos | Federico Parra)

El defensor del Pueblo venezolano, Tarek William Saab, denunció este sábado que Interpol le impuso una alerta migratoria, después de haber sido interrogado en un aeropuerto mexicano cuando se dirigía a una conferencia de Naciones Unidas.

"Las autoridades de migración de México nos informaron que yo tenía una alerta migratoria generada por Interpol Estados Unidos nivel 1, que implica interrogatorio (...), en donde yo debía responderles (...) la razón de mi visita, cuántos días iba a estar, y de dónde procedía", declaró Saab a la televisión estatal venezolana al explicar que se disponía a tomar un vuelo entre Ciudad de México y Yucatán para asistir a la XII Conferencia Internacional de Institutos de Derechos Humanos adscritos a la ONU.

El también presidente del Poder Ciudadano venezolano atribuyó la alerta migratoria en su contra a que las autoridades estadounidenses le revocaron la visa en el año 2001 "por motivos políticos".

Sin embargo, condenó que esté vigente fuera de las fronteras estadounidenses. "Lo insólito es que ellos hagan efectivo la molestia, la provocación, la incomodidad, el amedrentamiento (...) extraterritorialmente", reiteró.

El defensor contó que vio una copia de su pasaporte con "la palabra 'alerta' en inglés y en color rojo" en la computadora de un agente migratorio mexicano. Después de responder las preguntas sobre los motivos de su visita, los funcionarios autorizaron su ingreso a territorio mexicano sin mayores novedades.

Saab insistió en que la alerta en su contra busca provocar al Gobierno venezolano, en medio de las tensiones que desencadenó el decreto firmado en marzo por el presidente estadounidense, Barack Obama, que calificaba la situación de Venezuela como una "amenaza" para la seguridad de su país, junto con una serie de sanciones contra siete funcionarios del gobierno venezolano.

Washington y Caracas retomaron el contacto para normalizar los vínculos, lo que incluyó un diálogo telefónico entre Kerry y la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, el 8 de septiembre, y previamente reuniones de Maduro con el enviado estadounidense Thomas Shannon.