El defensor de Fernando Sabag Montiel se excusó de representar también a su novia, que será indagada hoy

·2  min de lectura
Brenda Uliarte, pareja de Fernando Sabag Montiel, fue detenida el domingo por la noche
Brenda Uliarte, pareja de Fernando Sabag Montiel, fue detenida el domingo por la noche - Créditos: @PFA

El defensor oficial de Fernando Sabag Montiel, Juan Martín Hermida, se excusó ayer representar en simultáneo a la novia de este acusado, Brenda Uliarte, porque, argumentó, las estrategias de ambos podrían colisionar en esta causa.

Hermida se excusó después de entrevistarse ayer por la tarde con Uliarte en Superintendencia de Investigaciones Federales de la calle General Madariaga, donde está detenida, y considerar que existen “intereses contrapuestos” entre ella y el hombre con el que vivía, que fue arrestado el jueves pasado, tras gatillar frente a la cabeza de Cristina Kirchner. Ese día, en la esquina de Juncal y Uruguay, Uliarte estuvo con él.

“Está Fabulando”. La trágica historia de Brenda, la novia del agresor de Cristina: abuso, mentiras y la muerte de un hijo

Ella será indagada esta tarde, dijeron fuentes con acceso a la causa. La representará otro defensor oficial, Gustavo Kollman. La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo planean ir al lugar de la detención para evitar el traslado de Uliarte. Sabag Montiel, que el viernes pasado se negó a declarar, está alojado en otra dependencia policial, la de la calle Cavia.

Los registros de las imágenes del jueves pasado complicaron a Uliarte. El seguimiento de las cámaras de seguridad en distintos puntos de la ciudad y el conurbano revelan que viajó con su novio hasta Quilmes: fueron a pagar la seña a un tatuador. Después volvieron juntos a la ciudad. Y al menos dos cámaras captaron a la mujer a metros de donde Sabag Montiel desenfundó una pistola y gatilló en la cara de la vicepresidenta.

Brenda Uliarte
Brenda Uliarte

El teléfono de Uliarte está siendo peritado ahora por expertos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), lo mismo que los celulares de cinco personas que se presentaron ayer en forma espontánea en el juzgado y relataron que trabajaban con los dos detenidos vendiendo copos de algodón de azúcar. Cuatro se presentaron ayer cerca del mediodía y les tomaron declaración durante la tarde. El quinto se presentó luego y declaró al atardecer, entrada la noche. Este último es un empleado del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a quien la policía estaba rastreando para determinar si aparece en las imágenes de las cámaras de seguridad y filmaciones caseras realizadas en la puerta de la casa de la vicepresidenta el jueves pasado.

El teléfono de Sabag Montiel se reseteó en circunstancias que -según los investigadores- todavía no están claras y se perdió toda la información que tenía (sí se obtuvo, en cambio, lo que estaba almacenado en las tarjetas del celular). Para determinar que pasó -una opción es que se haya perdido mientras el aparato era peritado por la Policía Federal- se realizará ahora un nuevo peritaje en la Gendarmería Nacional. Además, se intenta recuperar el contenido del teléfono.