Con Rony encendido, Palmeiras tomó ventajas de las bajas de Defensa y Justicias

·4  min de lectura
El artillero Rony, autor de los dos goles de Palmeiras en la victoria 2-1 sobre Defensa y Justicia
Javier González Toledo / FotoBAIRES

La tercera fecha del Grupo A de la Copa Libertadores volvió a juntar a Defensa y Justicia con Palmeiras, los protagonistas de la final de la Recopa Sudamericana, que se definió 20 días atrás en Brasil y que coronó al Halcón, tras una remontada histórica y la precisión en la ejecución de los penales. El escenario es otro y el presente de los dos equipos, también. En particular la situación sanitaria por la que transita el conjunto de Florencio Varela, que presentó 14 bajas a causa del Covid-19. Esa desventaja la capitalizó el Verdao, que se impuso 2-1, con goles del artillero Rony; Nicolás Tripichio descontó para los locales.

Boca tenía todo controlado, pero se relajó y perdió 1 a 0 con Barcelona en Guayaquil

Apenas cinco futbolistas de los que fueron titulares en aquel partido en el estadio Nacional, de Brasilia, logró repetir el entrenador Sebastián Beccacece: el arquero y capitán Ezequiel Unsain; Marcelo Benítez, el héroe de aquella noche, al convertir en tiempo de descuento el 2-1 que emparejó la serie; el colombiano Raúl Loaiza, Matías Rodríguez y el artillero Walter Bou. Los paulistas, en cambio, contabilizaron tres bajas, de ese juego que lo dejó vacío: el uruguayo Matías Viña –cumple sanción-, Wesley –entre los suplentes– y Breno.

Luiz Adriano se queja de una falta del colombiano Loaiza, un duelo que se repitió en la final de la Recopa Sudamericana
Javier González Toledo / FotoBAIRES


Luiz Adriano se queja de una falta del colombiano Loaiza, un duelo que se repitió en la final de la Recopa Sudamericana (Javier González Toledo / FotoBAIRES/)

El coronavirus quitó a Adonis Frías, Francisco Pizzini, Enzo Fernández y Braian Romero –piezas titulares-, y a elementos de recambio como Tomás Martínez, Eugenio Isnaldo, Miguel Merentiel, Carlos Rotondi, Franco Paredes, Fernando Meza, Lautaro Escalante, los juveniles José González, Lautaro Amadé y Ezequiel Cannavo. Del cuerpo técnico, el preparador físico Martín Bressan, los auxiliares Nicolás Diez, Carlos San Martín y Miguel Ros. Juan Tomicih, otro producto de las inferiores también se contagió, aunque no integra la nómina de la Copa Libertadores.

Nadal dejó por un rato la raqueta y demostró que también tiene clase para hacer jueguitos

No le pesó en el comienzo el juego a Defensa y Justicia, un equipo que conoce en libreto. Las ausencias sí reflejaron la diferencia de jerarquía y de roce internacional de algunos nombres, que tuvieron ingenio para disimular esas dificultades. Los ataques sin apoyos, como le ocurrió a Bou, una señal de que el avance compacto y con fichas que ocupan el ancho del campo que habitualmente enseña el Halcón esta vez no era posible. Un remate de media distancia de Loaiza que Weverton mandó al córner, la situación de mayor riesgo.

Gabriel Hachen y Renan, disputan el balón en Florencio Varela; como en el partido de ida de la Recopa, Palmeiras logró imponerse 2-1
Javier González Toledo / FotoBAIRES


Gabriel Hachen y Renan, disputan el balón en Florencio Varela; como en el partido de ida de la Recopa, Palmeiras logró imponerse 2-1 (Javier González Toledo / FotoBAIRES/)

Palmeiras, defensor del título y con antecedentes óptimos en la actual aventura, al ganar los dos juegos del grupo, recién sobre el final del primer tiempo logró poner a un jugador mano a mano con Unsain: Rony definió tras una asistencia de Patrick Paula, y el arquero desvió al córner. Volvieron del descanso y Rony, que venía de marcar dos goles en el 5-0 sobre Independiente del Valle y le anotó a el Halcón en la Recopa, recibió de Luiz Adriano y esta vez no falló. La misma fórmula y el mismo resultado, pero 10 minutos más tarde, marcaron una nueva diferencia que parecía demasiado abultada para una formación que de a poco ofreció rebeldía.

La pelota parada fue la llave para ponerse a tiro en el marcador. La pegada de Marcelo Benítez y la entrada de Nicolás Tripicchio para puntear el balón, alimentaron la ilusión de Defensa y Justicia. Sin la dinámica ni la intensidad que acostumbran los equipos de Beccacece, el Halcón igualmente merodeó el arco de Weverton. Bou, de cabeza, definió a las manos del guardavalla, en la última acción de riesgo.

Con nueve puntos en tres partidos, Palmeiras tiene encarrillado el camino rumbo a los octavos de final. Defensa y Justicia viajará a Lima para jugar con Universitario y así iniciar los desquites. Una prueba de fuego para un grupo que sabe de proezas y quiere seguir sumando noches mágicas.

Renan se anticipa a Gabriel Hachen, el atacante de Defensa y Justicia fue el primer amonestado del partido en Florencio Varela
Javier González Toledo / FotoBAIRES


Renan se anticipa a Gabriel Hachen, el atacante de Defensa y Justicia fue el primer amonestado del partido en Florencio Varela (Javier González Toledo / FotoBAIRES/)

Bloque HTML de muestra