Una defensa implacable e incansable: la clave para el triunfo del Heat en serie ante Atlanta

·5  min de lectura
Al Diaz/adiaz@miamiherald.com

En última instancia, no importó que el Heat no contara en la cancha con Jimmy Butler, el jugador que promedió 30.5 puntos por partido en la serie de primera ronda de los playoffs.

Tampoco que su armador titular Kyle Lowry no estuviera en la alineación, ni que el equipo de Miami colara un solo triple en 11 intentos.

Al final, nada de eso tuvo impacto porque la única constante en esta serie permaneció intacta: una defensa de enjambre, implacable e incansable que exasperó a Trae Young y los Hawks de Atlanta en el Juego 5, el martes en el FTX Arena, que colocó al Heat en la segunda ronda en la postemporada de la NBA.

Esa defensa desencadenó una racha de 17-0 al final del segundo cuarto y los Hawks nunca lideraron en la segunda mitad. Miami ganó el partido 97-94 y se llevó 4-1 el playoffs.

Ahora el Heat espera por el ganador de la serie 76ers-Raptors, que Filadelfia lidera 3-2. El sexto encuentro será el jueves en Toronto.

Este playoffs comenzará el lunes en Miami.

Jugando sin Butler, que tenía inflamación en la rodilla, y Lowry (lesión en el tendón de la corva), el Heat estuvo a la zaga durante gran parte de la primera mitad del encuentro antes de desatarse en el segundo cuarto que comenzó con dos pérdidas de balón de los Hawks por la presión defensiva en toda la cancha.

Max Strus anotó con esos dos balones sueltos, luego encestó dos triples en una racha personal de 10-0 que sirvió para encender la multitud presente en el FTX Arena.

Cuando terminó ese corrida, Miami ganaba 54-40.

Guiados por la ofensiva de 35 puntos de De’Andre Hunter, los Hawks siguieron luchando con furia en la segunda mitad, incluidas dos rachas de 8-0 y 10-0.

Pero Atlanta nunca pudo salir adelante. Se acercaron hasta 95-93, antes de que Víctor Oladipo entrara al aro, atrajera a un segundo defensor y pasara a Bam Adebayo que clavó la pelota con 59 segundos restantes.

Luego, Young anotó solo uno de dos tiros libres y Hunter cometió una falta en la posesión posterior de Miami.

Pero Strus falló un triple y Miami seguía delante por tres cartones. Con la oportunidad de empatar el juego, Danilo Gallinari falló un triple con 6.5 segundos en el reloj.

Los Hawks retuvieron la pelota con cinco segundos restantes, pero la defensa de Miami marcó a Gallinari en la esquina y Adebayo robó su pase para preservar la victoria.

“Me hicieron un doble marcaje y no tenía salidas”, expresó Gallinari. “Jugaron una defensa inteligente”.

Oladipo (23 puntos), Adebayo (20), Tyler Herro (16) y Strus (15) aportaron gran parte de la ofensiva que tanto se necesitaba ante la ausencia de Butler, el segundo máximo anotador de la NBA en esta postemporada, y Lowry, quien promedia 15,3 puntos en 100 partidos de playoffs en su carrera.

“Tienen un gran equipo”, comentó el entrenador de los Hawks, Nate McMillan.

“Tengo un gran respeto por cómo juegan. Nos bloquearon muy bien en esa última posesión y forzaron un pase por dento. Fue una gran jugada. Buena defensa por parte de ellos”.

El coach de Miami, por su parte, señaló:

“Esta fue una victoria de equipo realmente inspiradora. Todos los que jugaron tenían sus huellas dactilares en esto. Tuvimos algunas adversidades en este juego al no tener a Kyle y Jimmy, pero el nuestro grupo ni siquiera parpadeó’‘.

Oladipo reemplazó a Butler como titular y anotó ocho puntos en cuatro disparos seguidos. También acertó tres triples cerrando la noche y aportó tres robos y tres asistencias.

“Hace un año estaba sentado solo en una habitación oscura y estaba en el punto más bajo en el que podía estar”, afirmó Oladipo.

“Dios me ha puesto en esta posición hoy y lo aproveché al máximo. Hoy [martes] hace un año, estaba esperando mi próxima cirugía”.

Herro encestó 6 de 12 tiros y tuvo cuatro asistencias. Adebayo, que llegó promediando 10,5 puntos en esta serie, se mostró más agresivo ofensivamente y acertó 7 de sus 11 disparos y sumó 11 rebotes. Y Strus anotó 12 en el segundo cuarto.

Miami ahora tiene marca de 18-3 con Strus como titular.

Pero la diferencia en la serie fue la defensa del Heat, que mantuvo al sexto equipo con mayor puntuación de la NBA en 97 puntos por juego, 17 por debajo del promedio de la temporada regular.

Young, quien anotó más puntos en la temporada regular que cualquier otro jugador de la liga, nuevamente lució perdido contra una marca del Heat que lo acosaba constantemente.

Young coló un tiro en 7 intentos en la primera mitad y terminó la noche con 11 puntos (sin triples en 5 intentos), con seis pérdidas de balón.

Nunca en la serie Young alcanzó su promedio de puntuación de 28.4 en la campaña regular, que fue el cuarto en la liga.

Young sentenció que está “seguro que el Heat es el mejor equipo que lo ha defendido. Los números dirán eso. No disparé bien. No podía llegar a ciertos lugares a los que normalmente voy”.

“Sabíamos que para detenerlos teníamos que frenar a Trae”, acotó Strus.

“Así que lo tomamos personal”.

Gabe Vincent (nueve puntos, cuatro asistencias, una pérdida de balón) molestó persistentemente a Young como lo ha hizo en toda la serie y evitó que el estelar jugador tuviera tiros abiertos.

Después de acertar el 37,4 por ciento de los triples en la temporada, el segundo mejor en la liga detrás de Miami, Atlanta tuvo un 32 por ciento de efectividad en los tiros de tres puntos en la serie. El martes anotaron 8 en 25 intentos y Miami forzó 19 pérdidas de balón el martes.

Se necesitaba la excelente defensa en una noche en la que Miami disparó solo para un 22,6 por ciento (7 de 31) en triples.

Pero los Hawks no pudieron convertir esos errores en canastas de transición.

Atlanta jugó sin el lesionado delantero Bogdan Bogdanovic, su tercer máximo anotador en la serie, y perdieron a Clint Capela por una lesión en la rodilla en el tercer cuarto. .

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.