Dedican mesa de la IV Bienal Mario Vargas Llosa al poeta Ángel Ortuño

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., septiembre 24 (EL UNIVERSAL).- El escritor tiene la libertad de hablar de lo que le importa para ponerlo sobre la mesa y tratar de hacer del mundo un lugar mejor, señaló la poeta Carmen Villoro en la VI Bienal Mario Vargas Llosa, durante su participación en la mesa "El papel de la literatura en la defensa de la libertad", que estuvo dedicada a memoria del poeta Ángel Ortuño, quien falleció este viernes en Guadalajara.

Villoro dijo que por un lado en la literatura hay contenidos que abonan a la libertad, pero por otro lado se encuentra la propia experiencia poética como algo liberador.

Recordó el libro "Anatomía superficial" de Griselga Álvarez, poeta y la primera gobernadora del país: la declaración de deseo y erotismo en esta obra publicada en 1956 es un atrevimiento liberador, señaló.

Opinó que vivimos un clima persecutorio instaurado en buena medida por la pandemia, pero también por la inseguridad y la acotación de la libre expresión, lo que nos remite a nuestros miedos más profundos, pero frente a ese clima de peligro está la literatura, que puede ser un lugar de consuelo y rescate.

Por su parte Carmen Boullosa recordó que "El Quijote" se prohibió para evitar el contacto con lo imaginario, con los sueños; en ese sentido, indicó que la novela, como la poesía, la música y las artes, son el primer recurso de la libertad.

Ante un público en su mayoría conformado por estudiantes, la poeta sostuvo que necesitamos seguir leyendo literatura para que siga existiendo aquello que impulsa la libertad, pues el enemigo mayor de un tirano es la lectura.

En ese sentido, se solidarizó con el escritor Sergio Ramírez, perseguido por el régimen en Nicaragua y actualmente exiliado en Costa Rica.

En opinión del chileno Carlos Franz la libertad responsable es aquella que se autolimita por respeto a la libertad de los demás y asumir los límites de la libertad es una forma de dignad; en ese punto –dijo– la literatura puede ampliar el espacio reducido al que nos hemos limitado para respetar el espacio de los otros.

Reflexionó sobre la contribución de la literatura de ficción a la libertad y consideró que quizá consiste en liberarnos del imperio de la realidad, lo que --insistió– ya es bastante.

Para el peruano Pedro Llosa, la buena literatura es la que tiene esa visión de la libertad mirada desde el otro, una libertad que se autolimita como primer ejercicio de libertad y que tiene claro desde dónde se enuncia; ese tipo de libertad, señaló, desarrolla un sentido ético de lo que se escribe.

Olga Merino, autora española, señaló que los poetas representan la consciencia de los pueblos y aunque no se escribe literatura pensando en que se defenderá algo en concreto, como seres humanos los escritores no pueden pasar de largo sin saber del otro y de la colectividad en la que viven.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.