Decretan alerta preventiva en varias zonas de Honduras por las lluvias

Agencia EFE

Tegucigalpa, 7 oct (EFE).- Los departamentos de Choluteca y Valle, en el sur de Honduras, fueron declarados este lunes en "alerta verde" (preventiva) y se suman a los de La Paz, Intibucá, Lempira, Ocotepeque y Copán, en el occidente, que desde hace tres días están en la misma situación a causa de las lluvias.

En "alerta" verde, por disposición de la estatal Comisión Permanente de Contingencia (Copeco), también permanecen desde el sábado varios municipios de los departamentos de Cortés, Yoro y Atlántida, en el norte del país, situados a orillas del caudaloso río Ulúa, que nace en el occidente y desemboca en el Caribe.

Choluteca, fronterizo con Nicaragua, y Valle, con El Salvador, entraron en "alerta verde" a partir de las 06.00 hora local (12.00 GMT) debido a la crecida de varios ríos y otras fuentes que cruzan la zona.

Las torrenciales lluvias que están afectando también han causado el desborde de algunos ríos en otras regiones del país, como en el central departamento de Comayagua, donde hoy se desbordó el río Umuya, que tributa al Ulúa, al que se une en el norteño departamento de Yoro.

En algunas regiones se han estado registrando deslizamientos que han obstaculizado temporalmente el tráfico de vehículos en importantes carreteras, como la que conduce de la norteña ciudad de San Pedro Sula a las fronteras con Guatemala y El Salvador, en el occidente.

A pocos kilómetros de Tegucigalpa hoy se registró un derrumbe de rocas grandes de un cerro, lo que inhabilitó uno de los dos carriles de la carretera que conduce al oriental departamento de El Paraíso y la frontera con Nicaragua.

Según las previsiones de la Copeco, las precipitaciones en algunas regiones podrían alcanzar los 70 milímetros.

La saturación del suelo puede seguir causando deslizamientos de tierra y roca, advirtió la Copeco, que además hoy ha reiterado a los hondureños acatar las recomendaciones preventivas que la situación demanda.

El país centroamericano viene de una prolongada sequía que afectó en algunas zonas más del 50 por ciento de cultivos agrícolas y causó la muerte de más de 1.000 cabezas de ganado.

Las lluvias, que en principio comenzaron en septiembre en algunas zonas, en las últimas dos semanas se han extendido a todo el país, a veces de manera torrencial, lo que ha obligado a la Copeco a declarar las alertas preventivas.

En la capital del país, que tiene 1,5 millones de habitantes, las precipitaciones han permitido recuperar en parte el caudal de las principales represas que la abastecen de agua, Los Laureles y La Concepción.

La represa de Los Laureles, con capacidad para 10,5 millones de metros cúbicos, ha elevado su nivel y recién el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) ha incorporado una cortina artificial que le permite aumentar su nivel en otros tres millones de metros cúbicos.

En lo que respecta a La Concepción, que al igual que Los Laureles habían caído a su mínimo nivel, está por alcanzar el 30 por ciento, pero el tiempo que resta de precipitaciones, hasta la primera semana de noviembre, no será suficiente para llenarla a su capacidad de 36 millones de metros cúbicos, según lo que prevén las autoridades del Sanaa.

(c) Agencia EFE