El declive general de la fauna salvaje podría estar sobrestimado, dice un estudio

·2  min de lectura
"No decimos que no haya problemas de biodiversidad, simplemente que no se dan en todas partes", dijo a la AFP el autor principal del informe, Brian Leung, del departamento de biología de la Universidad McGill de Montreal
"No decimos que no haya problemas de biodiversidad, simplemente que no se dan en todas partes", dijo a la AFP el autor principal del informe, Brian Leung, del departamento de biología de la Universidad McGill de Montreal

El declive catastrófico de las poblaciones mundiales de animales descrito en varios informes está sobrestimado debido al método estadístico empleado, según un estudio publicado el miércoles, que cuestiona por ejemplo un índice de referencia citado por WWF.

El índice Planeta Vivo, elaborado cada dos años por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), fue utilizado en septiembre por el fondo WWF para concluir que el mundo había perdido 68% de los vertebrados entre 1970 y 2016. El informe anterior había establecido el declive en un 60% de las poblaciones de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios.

Los autores del informe publicado el miércoles en la revista Nature analizaron este último: examinaron 14.000 poblaciones de vertebrados seguidas desde 1970 y concluyeron que menos de 1% son víctimas de un declive extremo.

Sin embargo, tenerlas en cuenta "altera fundamentalmente la interpretación de la evolución general de los vertebrados", estiman, agregando que este mensaje de "catástrofe omnipresente" puede llevar a la "desesperación, la negación y la inacción".

Por ello, sugieren emplear evaluaciones más localizadas que "ayuden a priorizar los esfuerzos de conservación".

"Reunir todas las curvas de poblaciones en una sola cifra puede dar la impresión de que el declive se da en todas partes, basándose más en las matemáticas que en la realidad", explica a la AFP el autor principal Brian Leung, del departamento de biología de la Universidad McGill de Montreal.

"Un panorama diferenciado es más preciso: hay poblaciones en determinados ecosistemas que están en declive extremo, pero que no mejoran ni empeoran en otros lugares. Sin embargo, hay zonas geográficas donde la mayoría de las poblaciones examinadas parecen en declive. Es importante identificarlas", agrega Leung. Sería el caso por ejemplo de las aves en Asia-Pacífico y de los reptiles tropicales.

"No es ninguna revelación" que el índice Planeta Vivo es "sensible" a las variaciones extremas, dijo en un blog el doctor Robin Freeman, coautor del estudio y a la vez miembro del equipo que elabora ese cálculo en la ZSL.

Pero estos índices "pueden servir de barómetro para la salud de los ecosistemas", como los bursátiles, defendió.

Interrogado por la AFP, WWF remitió a su socio ZSL.

En los últimos años, se multiplicaron los estudios que alertan de una destrucción masiva de la biodiversidad debido a la actividad humana.

El año pasado, el grupo de expertos de la ONU sobre biodiversidad (IPBES) publicó una evaluación sin precedentes, dando cuenta de un millón de especies amenazadas de extinción y de ecosistemas destruidos.

"No decimos que no haya problemas de biodiversidad, simplemente que no se dan en todas partes", según Leung.

abd/app/mb