Declaran en Oaxaca "Ley seca" para migrantes

·2  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- El presidente municipal de San Pedro Tapanatepec, Humberto Parrazales, informó que su gobierno sancionará a todas las personas que expendan bebidas alcohólicas a personas migrantes que llegan a esa comunidad istmeña a recibir los permisos de tránsito que desde fines de julio está expidiendo el Instituto Nacional de Migración (INM).

"Con la apertura del campamento provisional en el campo de futbol 21 de marzo, a finales de julio, tomamos el acuerdo de establecer la ley seca para los migrantes e informamos a los comerciantes que tenían prohibido venderles cervezas o licores, pero a más de un mes que se adoptó esa medida, vemos que hay comerciantes que se están pasando de listos", señaló el alcalde.

En un comunicado oficial, el edil de Tapanatepec dijo que nadie sabe hasta cuándo se mantendrá habilitado el campamento provisional en el que diariamente el INM atiende a unas 500 personas extranjeras y por lo tanto esperan "que sigan llegando más migrantes y habrá que protegeros a ellos y a la población", explicó.

Humberto Parrazales pidió el apoyo de la población con la finalidad de que el tema migratorio, que terminó desbordando los servicios y comercios de Tapachula, Chiapas, con la llegada de las masivas caravanas de personas, no supere los esfuerzos de las autoridades y de la comunidad, porque en tan sólo un mes, Tapanatepec triplicó su producción de desechos.

Para tener un mejor control de la basura, que ahora produce 30 toneladas al día, contra las 10 toneladas generadas hasta antes de fines de julio, el edil explicó que partir de esta semana todas las mujeres comerciantes de alimentos, cerca de 85, ya se le autorizó el ingreso al campamento, en el que cuentan con agua para beber, servicios sanitarios e incluso apoyo médico.

El presidente municipal también informó que ayer estableció acuerdos con los responsables de las instituciones bancarias en la ciudad de Tapanatepec, con la finalidad de que se aseguren que quienes acudan a cobrar los envíos, sean realmente los beneficiarios porque hubo denuncias de los migrantes que una persona cobró cerca de 80 mil pesos de varios envíos.