El G20 ofrece pocos compromisos nuevos sobre clima, deja temas sin finalizar para la COP26

·4  min de lectura
Los líderes del G-20 lanzan una moneda a la Fontana di Trevi en Roma, Italia.

Por Gavin Jones, Jan Strupczewski y Crispian Balmer

ROMA, 31 oct (Reuters) -Los líderes del Grupo de las 20 principales economías mundiales acordaron el domingo una declaración final que insta a una acción "significativa y efectiva" para limitar el calentamiento global, pero ofrecieron pocos compromisos concretos, lo que irritó a activistas climáticos.

El resultado de días de duras negociaciones entre diplomáticos deja un enorme trabajo por hacer a la cumbre climática de Naciones Unidas en Escocia, hacia donde volará directamente la mayoría de líderes del G20 desde Roma.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo a periodistas que estaba decepcionado de que no se hubiera podido hacer más y culpó a China y Rusia por no llevar propuestas a la mesa.

"La decepción se relaciona con el hecho de que Rusia y... China, básicamente, no se presentaron en términos de ningún compromiso para lidiar con el cambio climático", aseveró.

Aunque el G20 se comprometió a dejar de financiar la energía del carbón en el extranjero, no estableció un calendario para eliminarlo gradualmente a nivel local y suavizó la redacción de la promesa de reducir las emisiones de metano, otro potente gas de efecto invernadero.

Sin embargo, el primer ministro italiano, Mario Draghi, quien presidió la cumbre en Roma, elogió el acuerdo final, asegurando que por primera vez todos los estados miembros habían concordado sobre la importancia de limitar el calentamiento global al nivel de 1,5 grados Celsius que los científicos dicen que es vital para evitar un desastre.

"Nos aseguramos de que nuestros sueños no solo están vivos, sino que están progresando", dijo Draghi en una conferencia de prensa de clausura, desestimando las críticas de los activistas climáticos de que el G20 no había ido lo suficientemente lejos para tratar de resolver la crisis.

El bloque del G20, que incluye a países como Brasil, China, India, Alemania y Estados Unidos, representa aproximadamente el 80% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

El umbral de 1,5°C es lo que los expertos de la ONU dicen que debe cumplirse para evitar una aceleración dramática de eventos climáticos extremos como sequías, tormentas e inundaciones, y para alcanzarlo recomiendan que se alcancen cero emisiones netas para 2050.

Lo que está en juego es enorme, entre lo que destaca la supervivencia misma de los países de baja altitud, el impacto sobre los medios de vida económicos en todo el mundo y la estabilidad del sistema financiero mundial.

"Este fue un momento para que el G20 actuara con la responsabilidad que tienen como los mayores emisores, pero solo vemos medidas a medias en vez de acciones urgentes concretas", dijo Friederike Roder, vicepresidenta del grupo de defensa del desarrollo sostenible Global Citizen.

El documento final de la cumbre dice que los planes nacionales actuales sobre cómo frenar las emisiones deberán fortalecerse "si es necesario" y no hace una referencia específica al 2050 como fecha para lograr emisiones cero netas de carbono.

"Reconocemos que los impactos del cambio climático a 1,5 °C son mucho más bajos que a 2 °C. Mantener 1,5 °C al alcance requerirá acciones significativas y efectivas y el compromiso de todos los países", según el comunicado.

CONSECUENCIAS DE NO ACTUAR

Los líderes solo reconocieron "la relevancia clave" de detener las emisiones netas "para mediados de siglo o alrededor de esa fecha". Esto eliminó la fecha de 2050 vista en versiones anteriores del comunicado final lo que hace que el objetivo sea menos específico.

China, el mayor emisor de carbono del mundo, ha fijado una fecha objetivo de 2060, y otros grandes contaminantes como India y Rusia tampoco se han comprometido con la fecha objetivo de 2050.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el acuerdo era una buena señal para la COP26, pero el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló que le hubiera gustado ver más ambición.

Los expertos de la ONU dicen que incluso si los planes nacionales actuales se implementan por completo, el mundo se encamina hacia un calentamiento global de 2,7 °C, con consecuencias catastróficas.

Draghi, predijo que las naciones seguirán mejorando sus planes para reducir las emisiones de carbono en los próximos años, y agregó que estaba sorprendido de lo mucho que países como China y Rusia habían cambiado su postura en los últimos días. Es fácil sugerir cosas difíciles. Es muy, muy difícil ejecutarlas", aseguró.

El comunicado final del G20 incluye un compromiso de detener el financiamiento de la generación de energía a carbón en el extranjero para fines de este año, pero no fijó una fecha para eliminar gradualmente la energía a carbón, prometiendo solamente hacerlo "lo antes posible".

Esto reemplazó un objetivo establecido en un borrador previo a la declaración final para lograrlo para fines de la década de 2030, lo que muestra la fuerte resistencia de algunos países dependientes del carbón.

Tampoco fijó una fecha para eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles, diciendo que se esforzarán por hacerlo "a mediano plazo".

Sobre el metano, que tiene un impacto más potente pero menos duradero que el dióxido de carbono en el calentamiento global, suavizaron la redacción de un borrador anterior que se comprometía a "esforzarnos por reducir nuestras emisiones colectivas de metano de manera significativa".

(Reporte adicional de Crispian Balmer, Elizabeth Piper, Jeff Mason, Andrea Shalal, Michel Rose y Giselda Vagnoni, Editado en Español por Carlos Serrano y Manuel Farías)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.