Momento decisivo en Ucrania: Moscú y Kiev combaten a muerte por la estratégica Soledar

© Clodagh Kilcoyne/Reuters

Soledar, una de las últimas ciudades en disputa en medio de la guerra en Ucrania, es centro de informaciones contradictorias sobre qué parte del conflicto la controla. Luego de que el grupo Wagner proclamara la “victoria”, el Ejército ucraniano desmintió esa información este 11 de enero y señaló que continúan los combates por la asediada localidad. Entretanto, los Gobiernos de Rusia y Ucrania anunciaron que acordaron el intercambio de otros 40 prisioneros.

Soledar y Bakhmut, el epicentro de los combates más feroces en Ucrania.

En ambas ciudades en el este del país atacado, el Ejército ucraniano y las tropas de Moscú, respaldadas por el grupo mercenario ruso Wagner, combaten en una batalla a vida o muerte por su control. Así lo aseguraron las fuerzas de Kiev este miércoles 11 de enero.

En las últimas horas, el portavoz del Grupo de Fuerzas del Este de Ucrania, Serhiy Cherevaty, sostuvo que las afirmaciones rusas de que sus hombres habían conquistado Soledar eran "falsas" y declaró a la televisión local que la intensidad de las batallas en la zona podría compararse con la Segunda Guerra Mundial.

El alto funcionario militar agregó que los soldados ucranianos no han permitido que los rusos atraviesen las líneas del frente.

Además, en su actualización diaria, el Estado Mayor enumeró a la devastada urbe minera de sal entre las ciudades y pueblos que continúan siendo bombardeados y disputados frente a las tropas invasoras.

Ministerio de Defensa ruso asegura que sus hombres rodean Soledar

Poco después de las informaciones de Kiev, el Ministerio de Defensa del Kremlin señaló que unidades de su país rodearon Soledar desde el norte y el sur, mientras que la Fuerza Aérea rusa atacaba posiciones ucranianas allí.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Rusia se acerca a la victoria en la localidad clave de Soledar
Los separatistas prorrusos reclaman el control de un pueblo cercano a Bakhmut
Rusia afirma, sin evidencia, haber matado a al menos 600 soldados ucranianos en un solo ataque