Decisión de Mejía no impactará resultado, afirman especialistas

Víctor Gamboa

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- Analistas políticos afirmaron que la decisión de Ricardo Mejía Berdeja de competir por la gubernatura de Coahuila con el Partido del Trabajo (PT) no impactará en el resultado final, pues Morena no ve condiciones para ganar esa elección y decidió enfocar todas sus baterías a lograr la gubernatura del Estado de México.

El politólogo José Antonio Crespo señaló que la ruptura de Mejía Berdeja, impulsada por su ambición personal, fragmentará a los posibles votos de los simpatizantes de la 4T, lo que beneficia a la alianza del PRI, PAN y PRD. Dijo que esta decisión del PT es por conveniencia, porque le puede dar más votos que si compitiera en coalición.

"Esa ruptura puede provocar la división del sufragio entre los votantes de Morena, algunos de los cuales se pueden ir con el candidato del PT. En cambio, PRI, PAN y PRD se presentan juntos, Movimiento Ciudadano por su lado, pero ante esta fragmentación de la coalición oficial, sí hay una mayor probabilidad de la oposición, encabezada por el PRI, de ganarle a Morena", dijo.

Sostuvo que no es raro que el PT haya decidido postular a Mejía y competir por separado: "Son aliados, pero con ciertas condiciones, no son tan incondicionales. Mientras a ellos les convenga y mientras Morena los tome en cuenta, ahí siguen. Si no, de repente dicen: ‘En esto me separo’ y eso no implica una ruptura total, porque de todas maneras en otros estados o en otras condiciones les conviene seguir juntos".

Subrayó que la indisciplina de Mejía Berdeja evidencia que, a diferencia de lo que afirma el presidente Andrés Manuel López Obrador, hay políticos en Morena que no tienen como prioridad el bienestar del pueblo, sino sus intereses particulares.

"Son igual que todos los políticos, les importan primero sus cargos y luego todo lo demás. No es cierto lo que dice López Obrador de que Morena es especial, y lo hemos visto varias veces".

Dijo que otro punto importante a destacar es que Morena decidió sacrificar la elección en Coahuila, en la que aunque fuera junto con el PT y el Verde, se veía complicado que le pudiera arrebatar la gubernatura al PRI.

Por su parte, el consultor político Xavier Domínguez consideró que la situación se complica muchísimo para Morena, porque se le juntaron todas las desgracias: la división, candidatos independientes fortalecidos y un PRI muy fuerte que se encamina a conservar su bastión.

Dijo que esta división demuestra que Morena no termina por ser un partido y que se fragmenta cuando no hay una conducción que cohesione, como ocurre con su dirigente Mario Delgado: "No tiene la personalidad para gestionar procesos complicados (...) cuando las cosas vienen mal, no lo he visto operar un proceso de unidad cuando no lo gana".