La decisión del control de alquileres se retrasa, pero la comisión de Orange lo favorece

·4  min de lectura

Una clara mayoría de los comisionados del Condado de Orange indicaron el martes que están preparados para incluir una medida de control de alquileres en la boleta electoral de noviembre, a pesar de las protestas de los propietarios y el informe de un consultor que sugiere que la regulación haría poco para aliviar la crisis de vivienda.

Al menos cinco miembros de la junta respaldaron la propuesta después de horas de discusión durante las cuales la comisionada Emily Bonilla apuntó a las compañías de administración de propiedades y al informe de 54 páginas escrito por GAI Consultants, con sede en Orlando, que recibió un pago de alrededor de $60,000.

“Si la industria realmente quiere ayudar, como dijeron que lo hacen, lo primero que podrían hacer es dejar de aumentar las rentas, eso realmente ayudaría”, dijo Bonilla, quien propuso la ordenanza para limitar que los propietarios aumenten la renta de un inquilino más de 5%. “[Pero] quieren ganar más dinero y más y más ganancias. Genial para ellos, pero malo para todos los demás, y no quieren ayudar”.

La comisionada Nicole Wilson también criticó el informe y lo describió como “un artículo de opinión bastante celoso” contra los controles de alquiler.

Ella dijo que carecía de información y datos equilibrados, especialmente números autorizados sobre personas sin hogar.

Debido a otros asuntos en la agenda de la reunión, la junta detuvo su discusión y decidió, en cambio, retomarla a fines de este mes en una sesión especial aún no programada. Es probable que los comisionados voten entonces si colocar el tema en la boleta electoral según lo exige el estatuto estatal.

También pueden tomar otras medidas, incluida una declaración de derechos de los inquilinos.

A pesar de las críticas de la junta, el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, dijo que creía que los comisionados no deberían ignorar el informe.

“Creo, sin embargo, que no hacer nada tampoco es una buena opción para nosotros”, dijo.

En abril, Bonilla propuso un referéndum de “estabilización de alquileres” en la boleta electoral para prohibir a los propietarios que poseen cuatro o más unidades de alquiler aumentar el alquiler mensual de un inquilino a más del 5% anual. La ley estatal permite que dicha regla esté vigente por no más de un año.

Antes de pasar la medida a la boleta electoral, los comisionados deben encontrar que “los controles son necesarios y adecuados para eliminar una emergencia de vivienda existente que es tan grave como para constituir una seria amenaza para el público en general”. El informe sugirió que ese no es el caso.

La propuesta de Bonilla siguió a las apelaciones de los inquilinos que culparon a los aumentos de alquiler de sacarlos de sus hogares.

Alrededor de 30 personas hablaron con la junta, incluidos los propietarios que se oponen a la regla propuesta y los inquilinos en dificultades que buscan alivio.

“Sabes, tenemos personas que intentan proteger las ganancias y tenemos personas que intentan proteger a los residentes. Los residentes aquí se están ahogando”, dijo Alaina Slife, quien le dijo a la junta que se vio obligada a mudarse al condado de Seminole porque no podía pagar el alquiler en Orange.

May Beck, quien dijo que representó a Orlando Tenant Power, dijo que la existencia de la crisis de la vivienda es “obvia e indiscutible”.

Pero los propietarios dijeron que el control de alquileres no es la solución para un problema causado por el crecimiento de la población que supera el inventario de viviendas.

“El aumento de los costos de los impuestos a la propiedad, las primas de seguros, los costos de los que se mudan, la mano de obra y los salarios han contribuido al aumento de los alquileres y los precios de las viviendas por igual”, dijo Rachelle Hundley, quien se describió a sí misma como proveedora de viviendas multifamiliares. “Como industria, nos hacemos eco de los hallazgos del estudio de que la estabilización de la renta puede resultar contraproducente al disuadir la muy necesaria producción de nuevo inventario de viviendas, lo que exacerba el problema que intenta resolver”.

Matt Zaccarino, también arrendador en el condado de Orange, criticó el control de alquileres como una mala política pública e instó a la junta a centrarse en desregular el proceso de permisos, “la burocracia que todos ustedes controlan para permitir un mayor desarrollo de viviendas asequibles”.

La comisionada Christine Moore fue el único miembro de la junta que se opuso públicamente al control de alquileres.

“Ciertamente es una crisis y nuestra gente está sufriendo y no creo que sea el momento de apuntar las armas a ninguno de los lados”, dijo, después de escuchar a otros comisionados criticar el informe del consultor. “Es un momento para unirnos y hacer nuestro mejor esfuerzo”.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Stephen Hudak. La traducción fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. Puedes contactarla en galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.