Decenas de personas piden que EE.UU. comparta vacunas con el resto del mundo

·2  min de lectura

Washington/Miami, 10 jun (EFE).- Decenas de personas se han congregado este jueves en varias ciudades de Estados Unidos para pedir al Gobierno de Joe Biden que comparta con el resto del mundo el excedente de vacunas contra la covid-19, bajo el reclamo de que el acaparamiento de dosis "es inmoral y peligroso".

Organizadas por la AIDS Healthcare Foundation (AHF), las protestas comenzaron en las ciudades de Fort Lauderdale (Florida) y Atlanta (Georgia), y se prevén a lo largo de este jueves concentraciones en Washington, Nueva York y Los Ángeles, además de pequeños actos en otras 25 comunidades del país.

Las concentraciones se desarrollan un día después de que la Administración del presidente Biden diera a conocer la distribución de 500 millones de vacunas en el transcurso del próximo año y medio a más 90 países.

En la capital estadounidense, unas 25 personas se concentraron en la Black Lives Matter plaza, frente a la Casa Blanca, donde valoraron de forma positiva el anuncio del presidente Biden, pero señalaron que no es suficiente ya que solo sirven para 250 millones de personas.

Pidieron a EE.UU. que termine el acaparamiento y acelere la distribución global.

En la protesta de Fort Lauderdale, desarrollada delante del edifico de las cortes y oficinas federales, en el centro de la ciudad, decenas de manifestantes portaban camisetas y carteles con mensajes a favor de la distribución de vacunas y al grito de consignas como "no ser codicioso".

En el marco de las protestas, se lanzó la campaña nacional "Comparta las vacunas estadounidenses en todas partes" (SAVE, por sus siglas en inglés), que desde este jueves la AHF pone en marcha con acciones dirigidas a Gobiernos estatales y locales.

"Ninguno de nosotros estará a salvo hasta que derrotemos la pandemia en todas partes. Las personas vulnerables deben estar protegidas donde quiera que vivan", argumentó en un comunicado el presidente de AHF, Michael Weinstein.

Agregó que si el Gobierno de Estados Unidos no comparte de inmediato las dosis excedentes de vacunas, la pandemia de la covid-19 podría extenderse durante años, con el riesgo de que mute en "cepas aún más mortales del virus".

"El acaparamiento es inmoral, egoísta y peligroso", remarcó.

El miércoles, el mismo día en que el presidente de Estados Unidos partía rumbo al Reino Unido para participar en la reunión del G7, el Gobierno de ese país anunció la distribución de 500 millones de vacunas Pfizer, de las que 200 millones se compartirán hasta fines de este año.

Las dosis se repartirán a 92 países de ingresos bajos y medianos-bajos, así como a la Unión Africana, en la que se considera "una acción histórica que ayudará a impulsar la lucha mundial contra la pandemia", de acuerdo con la Casa Blanca.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.