Decenas de miles de estadounidenses sin electricidad tras llegada de Henri

·3  min de lectura

Más de 100.000 habitantes del noreste de Estados Unidos se encontraban el domingo sin electricidad tras el paso de la tormenta tropical Henri, según un sitio especializado, mientras el presidente Joe Biden pedía prudencia ante los riesgos de inundaciones.

Más de 70.000 personas en el estado de Rhode Island, 30.000 en Connecticut y 10.000 en Massachusetts fueron afectadas por un corte de corriente eléctrica este domingo, informó el sitio poweroutage.us.

La tormenta tropical llegó a suelo estadounidense en Rhode Island a las 12H15 locales (16H15 GMT), según el National Weather Service (servicio meteorológico).

En su boletín de las 17H00 locales (21H00 GMT), el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC) dijo que Henri registraba vientos máximos de 65 km/h, la mitad de los que registraba el sábado en el mar, 120 km/h.

"Es importante monitorear la situación y estar preparados en sus casas y el vecindario. Asegúrense de tener provisiones para su hogar, incluidos los medicamentos necesarios, alimentos, agua y radios a batería en caso de cortes de energía prolongados", advirtió el presidente Biden durante una conferencia de prensa al final de la tarde.

Henri, que había sido degradado en la mañana de huracán a tormenta tropical por el NHC, debería moverse con menos rapidez en las próximas horas, señaló el NHC, antes de especificar que la tormenta podría "estancarse cerca de la frontera entre los estados de Nueva York y Connecticut esta noche".

El noreste de Estados Unidos generalmente no se ve afectado por tormentas de este tipo, que suelen alcanzar más bien a los estados más al sur, como Florida o Luisiana.

A medida que la superficie de los océanos se calienta, los huracanes se vuelven más poderosos, dicen los científicos. En particular, representan un riesgo cada vez más importante para las comunidades costeras.

- "Nos salvamos" -

Si bien el gobernador de Rhode Island, Dan McKee, dijo que hubo "fuertes inundaciones" en algunas áreas, las reacciones iniciales de algunos residentes parecen indicar que la tormenta no fue tan fuerte como se esperaba.

"Nos salvamos", dijo a la AFP James Kiker, residente de Newport, el domingo por la mañana, y señaló que vio "pocos daños" en su zona, con algunas ramas rotas.

Se esperan entre siete y 15 cm de precipitaciones en toda la región, y hasta 25 cm en algunos lugares, según el NHC.

Por la tarde, sin embargo, el NHC levantó todas sus alertas de inundaciones costeras.

La alcaldesa interina de Boston, la ciudad más grande del estado de Massachusetts, pidió el domingo por la mañana a los residentes que se preparen para "vientos destructivos" y "posibles cortes de energía".

"Por favor, quédense en casa", suplicó Kim Janey en una conferencia de prensa.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia el sábado cuando se acercaba la tormenta, y agregó que 500 soldados de la Guardia Nacional habían sido movilizados.

El deterioro de las condiciones meteorológicas provocó el sábado la cancelación del gran concierto organizado en Central Park para marcar el "reencuentro" de los artistas con el público de Nueva York.

El cantante Barry Manilow fue interrumpido en medio de una canción por una voz que pedía a los espectadores que evacuaran el lugar de forma rápida pero tranquila.

La capital cultural y económica del país tiene aún presente el doloroso recuerdo del huracán Sandy, que mató a 44 personas en la ciudad en 2012.

rle/la/fjb/dg/ll

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.