Decenas de casos quedan en total oscuridad

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 2 (EL UNIVERSAL).- Mientras la opinión pública seguía los pormenores de la desaparición de Debanhi Escobar, la familia de Mitzy Tonanzin vivía la misma angustia sin ninguna ayuda. Su hija, de 18 años, desapareció el 8 de abril en Nezahualcóyotl, Estado de México y su drama pasó en silencio.

De acuerdo con la asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), Ana Yeli Pérez, en cientos de casos de mujeres que desaparecen, tanto de alto como de bajo perfil, se observa algo en común: las autoridades no actúan de manera diligente y cometen fallas.

Señala que el hecho de que un caso llame la atención, en realidad responde a las coyunturas explicables de la misma sociedad, porque la regla es el mal actuar. Pese a ello, valora que la presión social ha logrado visibilizar el problema, concientizar a la sociedad y colocar la actuación de las autoridades en el centro de la atención, mostrando sus fallas.

El caso de Mitzy. La familia de Mitzy Tonanzin, estudiante de excelencia de CCH, denunció que la joven desapareció el 8 de abril y no había regresado a su casa tras practicarse un examen de sangre en unos laboratorios de Nezahualcóyotl.

En su caso, no recibieron visita de autoridades ni de comisiones de víctimas.

Al respecto, Ana Yeli Pérez señala que esto evidencia que "la regla es la falta de debida diligencia, no actúan con perspectiva de género, no siguen los protocolos establecidos, independientemente de la atención mediática o no, lo único que en realidad ocasiona esta coyuntura en los casos que se hacen virales, es que se vuelve a colocar la problemática dentro de la agenda pública, dentro de la conciencia social".

El viernes, compañeros y maestros de Mitzy se manifestaron para exigir la localización de la chica. Un día después, la fiscalía informó que la joven podría haberse ausentado de su casa por propia voluntad.

La familia refutó esos señalamientos: "Para decir que ella se fue por voluntad propia, pues se lo tuvo que decir mi misma hija, porque ni siquiera yo, como su mamá, lo pude haber dicho, porque realmente yo no sé si se fue por voluntad o se fue porque se la llevaron o se fue porque yo no sé", dijo la madre de la joven.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.