Por qué no debes tirar la cáscara de huevo

HolaDoctor
·4  min de lectura
Por qué no debes tirar la cáscara de huevo
Por qué no debes tirar la cáscara de huevo


Es casi un acto reflejo: pelar el huevo y tirar la cáscara. Pero nutricionistas y científicos te dirían que lo pienses dos veces.

La cáscara del huevo tiene enormes beneficios para tu salud, y aunque no lo creas, también puede ayudar a tus plantas.

Esta parte dura del huevo es rica en calcio. Según explica la biblioteca médica ADAM, el calcio es el mineral más abundante que se encuentra en el cuerpo humano. Los dientes y los huesos son los que contienen la mayor cantidad. Los tejidos corporales, las neuronas, la sangre y otros líquidos del cuerpo contienen el resto del calcio.

El calcio es uno de los minerales más importantes para el cuerpo humano. Ayuda a formar y mantener dientes y huesos sanos. Un nivel apropiado de calcio en el cuerpo durante toda una vida pueden ayudar a prevenir la osteoporosis.

El calcio le ayuda al cuerpo con:

  • El desarrollo de huesos y dientes fuertes

  • La coagulación de la sangre

  • El envío y recepción de señales nerviosas

  • La contracción y relajación muscular

  • La secreción de hormonas y otros químicos

  • El mantenimiento de un ritmo cardíaco normal

La cáscara de huevo puede ser una fuente natural de calcio. Además, ciertas proteínas que contiene esta cáscara hacen que el calcio proveniente de esta fuente se pueda absorber mejor que, por ejemplo, el que viene en forma de suplementos.

Sumado al calcio, la cáscara de huevo contiene otra serie de minerales que cumplen un rol importante en la formación de huesos sanos, como magnesio, selenio y fluoruro.

Por este poderoso paquete de nutrientes, los científicos piensan que la cáscara de huevo podría cumplir un rol importante en la prevención de la osteoporosis, una afección médica por la que los huesos se vuelven porosos y débiles, y por ende, más proclives a quebrarse.

Aunque la edad juega un rol importante en esta afección, a mayor edad más riesgo de osteoporosis, la falta de calcio también puede influir en el diagnóstico.

Una parte de la cáscara, la membrana delicada y blanquecina que puede salir pegada a la cáscara o no cuando se pela el huevo, contiene colágeno, que, según estudios pequeños, podría beneficiar las articulaciones.

El mismo calcio que puede ayudar al organismo humano también puede ser beneficioso para las plantas y el jardín ya que actúa como un perfecto fertilizante natural. Incluso algunos expertos recomiendan poner la tierra y semillas o plantas usando media cáscara de huevo entera como maceta, aprovechando como base el mismo cartón o caja en donde vienen los huevos.

De esta manera, se tendra a la planta literalmente rodeada de nutrientes esenciales para su crecimiento. Por supuesto, esa superficie es pequeña, por lo que con el tiempo habrá que transplantarla a una maceta real, de terracota.

Dos cosas importantes a tener en cuenta si el plan es comer la cáscara de huevo.

  • Para consumirla hay que transformarla en polvo (con una procesadora o un mortero) porque si se come en pedazos grandes pueden ser cortantes y lastimar la boca y la garganta. En forma de polvo, se puede agregar a un jugo o bebida y se consume casi sin darse cuenta.

  • Es muy importante consumir o usar la cáscara de un huevo hervido, porque se sabe que los huevos son una de las principales fuentes de Salmonella, la bacteria causante de una de las enfermedades alimentarias más frecuentes.

La Salmonellosis es una infección del aparato digestivo causada por la bacteria Salmonella, que puede encontrarse en las aves crudas, los huevos, la carne vacuna y, algunas veces, en las frutas y vegetales sin lavar. También se puede adquirir después de manipular mascotas, especialmente reptiles como las serpientes, tortugas y lagartos, informa la Biblioteca Nacional de Medicina.

La Salmonella sigue siendo la causa más frecuente de intoxicación alimentaria, ya que conforma el 38% de los casos de estas intoxicaciones en el país, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Provoca diarrea, dolor abdominal y fiebre entre 8 a 72 horas después de comer el alimento contaminado, y los síntomas duran de 4 a 7 días.

Aunque la mayoría de los que enferman se recuperan en una semana, algunos pueden tener diarrea grave y es probable que deban ser hospitalizados.

Si la infección bacteriana entra en el torrente sanguíneo, puede ser letal si no se la trata inmediatamente con antibióticos, ya que hay riesgo de sufrir una infección masiva, remarcan los CDC.

Fuentes: estudios científicos, CDC, MedlinePlus.