"Es nuestro deber histórico": Los planes de Putin para impulsar natalidad en Rusia

Por Vladimir Soldatkin y Katya Golubkova
El presidente ruso Vladimir Putin habla con el primer ministro Dmitry Medvedev antes de una reunión con miembros del Gobierno en Moscú, Rusia, el 15 de enero de 2020

Por Vladimir Soldatkin y Katya Golubkova

MOSCÚ, 15 ene (Reuters) - El presidente Vladimir Putin anunció el miércoles medidas para impulsar la tasa de natalidad de Rusia, describiéndolas como vitales para el futuro del país, aunque se prevé que cuesten al menos 6.500 millones de dólares sólo este año.

Afirmando que Rusia se encuentra en una situación demográfica "muy complicada", Putin propuso pagos para las familias de bajos ingresos con niños pequeños a su cargo, subsidios para las madres primerizas, pagos más altos para las familias numerosas y la creación de más plazas en las guarderías.

"Nuestro deber histórico es responder a este desafío", dijo Putin en un discurso televisado sobre el estado de la nación dirigido a la élite política de Rusia.

"El destino de Rusia y sus perspectivas históricas dependen de cuántos seamos... depende de cuántos niños nazcan en las familias rusas en uno, cinco, diez años, de lo que llegarán a ser", añadió.

La población de Rusia se redujo drásticamente en la década de 1990 en medio de un duro clima económico y social tras el colapso de la Unión Soviética, y Putin se ha enfrentado a problemas demográficos durante gran parte del tiempo desde que llegó a la presidencia en 2000.

Los intentos anteriores de mejorar la situación no han tenido éxito, lo que ha causado preocupación entre los economistas sobre el impacto que tendrá en la economía el hecho de tener una fuerza laboral más reducida.

En 2018, la población de 147 millones de habitantes -cifra que incluye a Crimea aunque no está reconocida internacionalmente como parte de Rusia- se contrajo en 86.000 personas.

El Ministerio de Finanzas estima que las nuevas promesas sociales hechas por Putin costarán entre 400.000 y 450.000 millones de rublos (entre 6.500 y 7.310 millones de dólares) este año, y el coste de las políticas aumentará en los próximos años.

El Ministerio de Economía prevé unos costes adicionales totales de más de 600.000 millones de rublos al año a partir de 2022, pero tanto esta institución como el Ministerio de Finanzas no esperan un impacto en la inflación.

Este nuevo gasto se sumará a los 25,7 billones de rublos que Putin ordenó en 2018 en 13 áreas de política, conocidas como "Proyectos Nacionales", que incluían la situación demográfica.

El banco central ruso espera una inflación del 3,5-4% este año. La caída de la inflación ha permitido al banco central reducir su tipo principal de interés cinco veces en 2019.

El Ministerio de Finanzas proyecta para este año un superávit presupuestario del 0,8% del producto interior bruto, frente al superávit del 1,7% previsto para 2019.

($1 = 61,5724 rublos)


(Información de Vladimir Soldatkin, Andrey Kuzmin, Darya Korsunskaya, Andrey Ostroukh, Alex Marrow y Elena Fabrichnaya; escrito por Katya Golubkova y Tom Balmforth; traducido por Jose Elías Rodríguez en Madrid)